El vuelo de la avutarda

 

12.7.06

Un canto a la China, hey

Ahora que faltan ocho días para la gran cita promovida a través de la red, caigo en la cuenta del temor que históricamente se ha tenido por que los chinos se pusieran de acuerdo en dar un salto colectivo y mandar la Tierra a tomar viento lácteo. Supongo que la cosa surgió hace como cuarenta y pico años, cuando China era el enemigo rojo a temer y vencer, antes de que fueran los chinos quienes nos vencieran a nosotros en el terreno comercial a golpe de endiñarnos zapatos de quince euros el par. El caso es que esta semana los habitantes de ese país se están vengando de todos nosotros, y sin dar siquiera un saltito. Sí, amigos: a los chinos (o a unos cuantos chinos, mejor dicho) se les ha metido entre ceja y ceja la pretensión de batir el récord Guinness de canto ininterrumpido. Tanto es así que 2.000 individuos de la provincia de Changsha comenzaron su particular jam-session el pasado lunes y pretenden seguir cantando hasta el próximo viernes. Si usted tiene pensado viajar a esa zona de China durante estos días y ha logrado eludir la pataleta de los pilotos de Iberia, las autoridades sanitarias le recomiendan incluir en su equipaje un juego de tapones para los oídos, que ya se sabe que cuando uno lucha por un ideal deja de lado las formas para preocuparse por la consecución de objetivos.

 

El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional