El vuelo de la avutarda

 

23.6.06

¿Qué haremos ahora?

"¿Qué haremos ahora?", se preguntaba una comunicante en el programa estrella de Catalunya Ràdio. La pregunta tiene tela: ahora que Maragall se ha ido, ¿qué haremos con nuestras vidas? No sé yo qué tienen algunos políticos, que se transforman en mesiánicos con la facilidad de un chasquido. Aunque sus presuntos logros vayan de acontecimiento en acontecimiento sin más contacto con la realidad que el paseíllo y vuelta al ruedo por los mercados quince días antes de los comicios. Si hace unos años se decía que la sociedad se había separado de la vida política, hoy parece que la masa está más posicionada que nunca. Se lee en internet y en los diarios, se ve en televisión, se escucha en la radio. La sociedad ha vuelto a la política mientras los políticos siguen viviendo de espaldas a la sociedad. Curiosa imagen bolérica.

Detalle de la portada de 'Minoría absoluta al país del tripartit'. Ed. ColumnaYo lamento la salida a trompicones de Pasqual Maragall. No por sus dotes de político ni por su megalomanía vestida con sus celebérrimas idas de olla. Tampoco porque tema perderle de vista, que este señor es como los malos de las pelis de serie B, de esos que aunque los creas muertos siempre renacen en el momento menos pensado. De forma análoga, Pasqual Maragall siempre vuelve a casa aunque no sea Navidad, así que no deja hueco para la nostalgia. Si yo lamento su marcha, es por los humoristas de mi tierra. ¿Qué harán ahora los caricaturistas sin Maragall? ¿De qué vivirá la sátira política? ¿Cómo se lo montarán ahora en Polònia? Sacudo la cabeza y sonrío: siempre nos quedarán los enfrentamientos entre el metropolítico Artur Mas y el charnego José Montilla. Nos vamos a reír. Menos mal que hace tiempo que me tomo la política con mucho sentido del humor.

 

4 comentarios:

Blogger Sergio dijo (23/6/06 10:30):  

verás como los humoristas se acomodan y adecentan rápidamente al próximo que entre :) Lo mismo pasaba con Aznar y ahora fíjate.



Blogger Josep dijo (23/6/06 15:58):  

De hecho, el equipo de Polònia ya tiene a su Artur Mas y a su Montilla. El primero, interpretado por el actor Bruno Oro, aparecía en pantalla tras la aprobación del Estatut con plumas de vedette cual pavo real, regondeándose en el éxito de sus negociaciones con Zapatero. En cuanto a Montilla, no ha habido que trabajar mucho: el periodista Sergio Mas es clavado al ministro y presidente del PSC. No han hecho falta ni maquillajes ni pelucas. Unas gafas y arreando.

De todas formas, echaremos en falta las maragalladas, impresionantes idas de olla para soltar hoy y contradecir mañana.



Anonymous Beldar dijo (24/6/06 08:49):  

Siempre nos quedará Ferran Adrià y su Mindundi ;)



Blogger Josep dijo (26/6/06 13:16):  

Hí o no, Beldar? XD



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional