El vuelo de la avutarda

 

1.6.06

La banalización del volante

En el horizonte comienzan a vislumbrarse las orejas del lobo. En un mes llegará el permiso de conducción por puntos. Desde la DGT se vende la idea de que el mal llamado carnet de conducir dejará de ser un cheque en blanco para transformarse en un documento que reflejará el crédito que la sociedad otorga al conductor para que este maneje su vehículo de acuerdo con la Ley. Mientras la voz oficial dice estas cosas, el 52% de los conductores encuestados por Opitel para Cuatro manifiestan que la medida no les hará cambiar de hábitos al volante. Debe de ser que los españoles no damos crédito al sistema de créditos, o que estamos satisfechos con nuestra forma de conducir.

Será que los españoles pensamos que, después de todo, no lo hacemos tan mal como quienes señalizan las vías incorrectamente, como en ese tramo con una limitación específica de 60 donde los lugareños saben que no ocurre nada especial, salvo que la patrulla de turno se hincha a multar conductores que no conocen el truco; como ocurre con esas señalizaciones por obras, inútiles porque quedan abandonadas durante meses y meses; como sucede en esas vías donde las señales son confusas y contradictorias, y cada cual hace de su capa un sayo. Debe de ser que los españoles confiamos en que esto será una moda pasajera de nuestras autoridades, como cuando les dio por registrar hasta los tacones de los zapatos en los edificios oficiales y ahora apenas te miran los bolsillos, y eso cuando no es que el guardia de turno está echando un café. Ahora le toca el turno a los accidentes de tráfico, y las autoridades harán lo que sea por demostrar que llevan razón en sus argumentos.

Será que no nos sentimos culpables por nuestra forma de conducir. Claro, si a algunos ya se les atraganta el hecho de pasar por dos exámenes para obtener un papelucho con el que llevar un vehículo que de cualquier otra forma les estaría vetado, esto de someterse a una evaluación continuada les resulta durillo. ¿Cómo un individuo que en su despacho toma decisiones de alto nivel puede admitir que sus formas al volante son de parvulario? ¿De qué forma se hace ver a un experimentado transportista que el tercer carril de una autopista no admite camiones de más de 3500 kg, y que un ceda no consiste en incorporarse por la cara levantando la mano en un simple gesto a caballo entre el saludo sioux y el agradecimiento por dejarle pasar? ¿Quién convence al agente comercial que se pasa el día al volante de que un vehículo no es una extensión de sus frustraciones cotidianas con la que castigar al resto de sus vecinos de calzada?

Serán gajes del volante. Cada día, transportamos por carretera toneladas de material de Castellón a Valencia mientras nuestro competidor transporta los mismos bienes de Valencia a Castellón. Cada día, lanzamos a las calles madrileñas a miles de comerciales que intentan ganarse un sueldo combinando móvil, libreta y volante. Cada día, los ciudadanos de Sabadell acuden a trabajar a las oficinas de Barcelona, mientras los barceloneses salen a trabajar en dirección a las empresas de Sabadell. Es la banalización del volante. Cualquier banalización conlleva exceso de confianza y despreocupación. La carretera no es una excepción. Hoy no hay vida sin desplazamiento, por absurdo que este resulte, y a fuerza de vivir al volante se le ha perdido el respeto a este. A veces se echa en falta un poco de altura de miras cuando se consienten prácticas que a nivel particular son lícitas, pero que en el conjunto de una sociedad se revelan claramente perjudiciales para los intereses de la misma sociedad en su conjunto. Alguien debería tomar cartas en ese asunto, más allá de andar otorgando créditos a los conductores.

Tags: , ,

 

11 comentarios:

Blogger Sergio dijo (1/6/06 01:07):  

Nada más que añadir, por supuesto. En el periódico leí una vez un artículo titulado Cómo perder el carné de conducir en una mañana.
Esto va a traer mucha cola. Y nada cambiará.



Blogger Ali dijo (1/6/06 08:48):  

No cambiará porque Spain is different en todos los aspectos, pero yo creo que el sistema es bueno. Estaría muy bien que a más de uno le quitarán el carné durante una buena temporada (y se lo tomara en serio, claro).



Anonymous Anónimo dijo (1/6/06 09:39):  

Aquí, en Francia, hace años que vivimos con el permiso de 12 puntos. Cada vez hay más jóvenes conductores que se quedan sin puntos (y sin permiso), que se ponen a conducir SIN permiso, por no hablar del número creciente de los que directamente "pasan" de sacárselo, por ser un proceso largo y carísimo, pero que conducen igual.
Resultado: el número de accidentes implicando los "18-25 años" no cesa de aumentar, mientras que el gobierno cada vez gana más dinero con los conductores "senior". Estos últimos, si bien son menos accidentógenos, ahora pagan doble: los excesos de velocidad implican las multas más caras (junto con el alcohol) y, además, la pérdida de puntos les obliga a seguir un curso de "reciclaje" para recuperarlos. Obviamente estos cursos cuestan un dineral, del que el gobierno se lleva un buen pellizco. Y todo ello con el concurso del arsenal de radares que el gobierno viene desplegando estos últimos años.
Dos datos:
- Entre la multa y los puntos (o sea el cursillo), uno de los radares de "la Défense" (barrio de negocios a las afueras de París) lo amortizaron el primer día de puesta en servicio.
- Las ventas de vehículos nuevos equipados de regulador de velocidad han seguido los últimos 3 años la misma progresión exponencial que las ventas de vehículos climatizados hace diez años.
El problema es que ahora, con esto de los puntos y tanto radar, conductor prudente como soy yo, pues voy siempre con el "canguelo" de mirar más el velocímetro que la carretera (que los radares saltan con nada que te pases), con lo cual ahora soy más "accidentable".

Avutardo Galo.



Blogger Josep dijo (1/6/06 09:56):  

En efecto, el asunto traerá cola... sobre todo ante las ventanillas de la DGT. Al parecer, Spain is not that different. Ahora resulta que la medida, cuando ya está rodada en uno de los países que se nos está vendiendo como modélico en este tema, está resultando ser un churro. Que no me sorprende, ojo, pero me da argumentos para reafirmarme en mi idea de que se están equivocando de medio a medio con esta forma de actuar. Insisto: el peligro es más profundo que correr ante un radar; el peligro se llama "banalización del volante", y exige la intervención de los estados a un nivel más complejo que el punitivo contra los conductores. Ah, pero eso es muy jodido de arreglar, y en cambio un radar se amortiza en un solo día de uso.

Por cierto, yo también soy de los que piensa que un día me meteré una hostia por vigilar la velocidad temiendo una foto. Por ese motivo hace meses que evito las Rondas de Barcelona, que tienen más trampas que una peli de chinos. De hecho, en Francia por poco me voy a comer hierba cunetera por una distracción causada por el mogollón de cartelitos chorras que tienen allí en plan "conduce bien y no te distraigas, que te va la vida" y tal. Cuando en España se anunció que se imitaría el modelo francés llenando las carreteras con carteles alusivos a la seguridad, entendí que las cosas no iban bien.



Blogger AzIraFel dijo (1/6/06 12:05):  

Como futuro usuario de vehículo con 4 ruedas en la vía pública doy fe de que cada día es más difícil conducir, por lo menos, en Madrid. Imagino que en el resto de provincias (por Josep) será igual porque, como muy bien dice, la gente cada vez se toma menos en serio el hecho de conducir.

Si ya son innumerables la cantidad de putadas que le hacen a uno que va en un coche de autoescuela, a la hora de llevar la "L" o, simplemente, de ser un poco prudente al volante, la carretera se convierte en una jungla...

Hay dos opciones: conduces según el código y te la lian parda el resto de conductores o conduces como todo el mundo (véase, a lo cabra) y te soplan el carnet del que llevo ya gastados a día de hoy (sin coche ni nada) más de 800 euros a la mínima de cambio.

Y que conste que no me lo saco por gusto, sino porque espero estar viviendo fuera de Madrid capital en unos años, que, si no, verdes las hubieran segado.

En fin...



Blogger Josep dijo (1/6/06 13:01):  

También me lo saqué yo por ese motivo, si no de qué. Con todo, ahora estoy muy contento de haberlo hecho, porque me gusta conducir (arrrgh, qué asco me da la pedantería de las campañas de BMW). A estas alturas de la life, yo ya he conducido por unas cuantas capitales españolas (Albacete, Alicante, Barcelona, Castellón, Girona, Granada, Huesca, Lleida, Madrid, Málaga, Murcia, Pamplona, Sevilla, Tarragona, Valencia y Zaragoza, no sé si me dejo alguna), y no sabría decir dónde se respetan menos las normas de tráfico. Bueno, quizá en Murcia se conduce de un modo algo más prudente, pero el estándar es el que es. Antiguamente se decía que en Madrid la cosa daba asco. La verdad es que Barcelona ha sabido aprender de la capital de España. :P Y el resto, mira, por ahí van, con sus stops transformados en cedas, y sus semáforos rojos que juraría que estaba en amarillo, y tal.

Últimamente me estoy esforzando en conducir según el código, a rajatabla, pero aprovechándome de mi vasta experiencia al volante, por lo que los pitidos y los coches pegados a mi culo me los paso por el arco del Triunfo. De hecho, siempre he pensado que si todos fuéramos a 30km/h allá donde marca que esa es la máxima específica, colapsaríamos tanto las vías que tendrían que cambiar los discos. O no, pero tendríamos la conciencia tranquila de saber que lo estamos haciendo según marcan los cánones.

Perdonad el rollo continuado. La seguridad vial es una de mis aficiones. No sa notao, ¿verdad?



Blogger papalbina dijo (1/6/06 13:04):  

Bueno, yo tengo carné, pero no coche (al menos, propio)... Y tengo la "suerte" de vivir en un país donde no hay siquiera que renovarlo... Así que no puedo opinar mucho sobre el asunto. Lo que sí puedo decir es que los últimos meses con coche (propio) me daba miedo a mi misma, por lo confiada que conducía...

Mi padre lleva toda la vida conduciendo prudentemente y vive de ello, espero que el carné por puntos este de marras no le traiga problemas... ¬¬



Blogger Josep dijo (1/6/06 13:35):  

Bueno, si lleva toda la vida conduciendo prudentemente ya no le vendrá de aquí. :)



Blogger Josep dijo (2/6/06 08:25):  

Para más info, dejo aquí esta entrada de un experto en Seguridad Vial de toda la vida: Paco Costas.



Blogger Liamngls dijo (3/6/06 18:16):  

Mi tema preferido... xD

Personalmente creo que las retiradas de carnet no van a servir de mucho, el que tenga que conducir por huevos lo hará sin carnet y otros lo harán por gusto y también sin carnet, es lo que hay, por triste que parezca.

Me saqué el carnet en su momento por dos razones la primera y más importante es que como trabajaba para el Estado no me costó un duro, sólo canjearlo por el civil ;) y la segunda porque no podía seguir dependiendo de otros compañeros que me llevasen y me trajesen todos los días.

A día de hoy necesito el coche para ir (venir) a trabajar, la combinación de autobús me supone salir de mi casa unas 3 horas antes y llegar por la mañana otras 3 horas después, más o menos, y eso trabajando 10 horas diarias es inaceptable.



Blogger Josep dijo (3/6/06 18:52):  

Oye, Liam, tú no vivirás en mi pueblo, ¿verdad? Porque lo que me cuentas me suena de algo...

¿O será que en este maravilloso país, vayas donde vayas, tenemos una red de transporte público que da asco?



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional