El vuelo de la avutarda

 

2.5.06

París (s)era una fiesta

Tuve la tentación de tratar el tema hace unas semanas. Joan Manuel Serrat había anunciado su gira de promoción del disco , y en el calendario de actuaciones aparecía un vacío notable: el 17 de mayo el hombre tenía previsto no actuar. ¿Algún coletazo del cáncer que lo mantuvo apartado de los escenarios durante un tiempo? Nada de eso. Serrat contaba con la fecha para asistir a la final de la Champions League en París. Es conocida la afición del cantante por el fútbol y su cariño por el Barça. Con su particular día de fiesta, el nano del Poble Sec (antes de que al tal Fernando Alonso le lloviera el apodo del nano, este era el único nano que se conocía públicamente por ese mote) manifestaba una total seguridad en su equipo.

Como ya he dicho un capazo de veces, a mí el fútbol no me dice ni fu ni fa. Por este motivo, no entiendo que haya personas capaces de hacer guardia ante una puerta durante más de dos días con el ánimo de gastarse entre 495 y 615 euros en un billete de ida y vuelta a París y una entrada para el partido en cuestión. Tampoco lo comprendería si en vez de fútbol se tratase de cualquier otro evento que me interesara soberanamente. Supongo que soy un maniático de la medida. Y hay cosas que desbordan, se miren como se miren. Supongo que esa es la magia del fútbol.

Hace un par de años, tuve la oportunidad de presenciar una celebración en el corazón turístico de la capital francesa. La USAP había ganado vaya usted a saber qué trofeo de rugby (imagino que la liga francesa) y los muchachos de Perpignan, senyera en mano, se hicieron con la ciudad de las luces, manifestando a partes iguales su alegría por el triunfo deportivo y su catalanidad suprapirenaica. No queráis saber lo que fue compartir vagón de metro con esta masa enfervorecida de caras pintadas y alaridos fáciles. El próximo 17 de mayo, vaticino un revival de aquel momento. De momento, os dejo cuarenta segundos de aquel espectáculo en este enlace. Si alguno de vosotros es barcelonista y no puede acudir a París, siempre puede hacer pasar el documento como vídeo propio del sarao que se organizará por aquellas tierras. Ante la magia de no poder acceder a una entrada, internet permite estos juegos de manos.

Tags: , ,

 

2 comentarios:

Blogger Ali dijo (3/5/06 08:54):  

Fútbol. Ni fu ni fa. Cada uno es libre de tener las aficiones que quiera. Lo que realmente no comprendo es que se muevan semejantes cantidades de dinero en un deporte, por mucho que se intente justificar o explicar.



Blogger Sergio dijo (4/5/06 01:40):  

Tema de gran estudio el fútbol. Yo tampoco soy maníaco del mismo (jamás dejaré de hacer cualquier cosa por ver fútbol) pero sí de otras cosas, así que en parte comprendo el fanatismo que desata aunque no lo comparta.
A otros la música en directo, y algunos hasta internet o los teléfonos móviles. Curiosos los fanatismos.

Menos mal que he leído y me freno un poco, yo que venía a felicitarte -por si eras culé- por el triunfo Ozé !! ;-)



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional