El vuelo de la avutarda

 

4.5.06

Los peligros del bricolaje mal entendido

Al buen hombre le debió de dar un ataque de envidia al cumplir los 33 años, y se le metió en la cabeza la idea de reproducir la corona de espinos que en su momento rodeó la frente de Jesús. Para darle un toque de modernidad, el muchacho decidió sustituir el alambre del mítico martirio por doce clavos insertados en su cráneo a golpe de pistola de bricolaje.

Si yo fuera el director de marketing de Leroy Merlin, lo contrataba.

Tags: Bricomanía, Suicidio

 

2 comentarios:

Anonymous due dijo (6/5/06 03:21):  

Y dónde dice usted que pasó esto??
es una animalada...



Blogger Josep dijo (6/5/06 21:11):  

Deja, deja, que vivimos en un mundo totalmente globalizado.



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional