El vuelo de la avutarda

 

27.5.06

Hierbas de Asia

Allá por el siglo II antes de Cristo, no sé si por la mañana o por la tarde, a un chino que se encontraba muy aburrido (dicen que fue el general Zhang Qian, pero yo no me lo creo, ya saben) le dio por coger carretera y manta y abrir lo que en el siglo XIX sería bautizado como Ruta de la Seda. Dos consideraciones:

1. El chino en cuestión tenía inquietudes logísticas y mucho tiempo libre.

2. El alemán que bautizó estas expediciones era un poco lento de reflejos.

En cualquier caso, las diferentes rutas de la seda fueron concebidas para hacer llegar a Occidente los preciados tejidos de Oriente. Luego se complementarían estos artículos con especias y otras hierbas de Asia, y Occidente respondería comercialmente enviando lo que mejor sabía producir (monjes) hasta lograrse un trasiego bidireccional de mercancías casi constante durante todo el medievo. Visto con nuestra óptica actual, aquello debía de ser comercio a largo plazo. Nada de exigir fechas de entrega ni mucho menos pretender la devolución del material defectuoso. Traficar en aquellos tiempos debía de ser más un acto de fe que un hecho comercial.

Aquí quienes se lo montaron bien fueron las gentes de Siria y Mesopotamia: conscientes del tremendo margen que podía generarles la distribución de materias, comenzaron a viajar hasta Asia para comprar a precio de fábrica y poder revender luego los productos en Europa a precios de infarto. Curiosamente, los europeos tenían prohibido el tráfico de mercancías a lo largo y ancho del mundo islámico. Eso fue ocurriendo así hasta que un veneciano llamado Marco Polo se hizo el loco y puenteó a los distribuidores de forma descarada. Y de paso se llevó a su tierra la pasta para hacer de ella el plato nacional por excelencia.

Curioso mundo, el de la distribución. Trabajé durante un tiempo en una empresa que dedicaba parte de sus esfuerzos logísticos a transportar alimentos de Navarra a Barcelona, ahí se les cambiaba el embalaje y se reexpedían de vuelta a Navarra. Nunca comprendí por qué no se les facilitaba a los navarros unas cuantas cajas y un rollo de precinto. Siempre pensé que los alimentos hubieran agradecido no conocer tanto mundo. Sin embargo, todos sostenían que la empresa salía ganando de esa manera. Cuestión salarial, imagino.

Botella de Giant Peach

Esta mañana he ido a un Starbucks a tomarme un té frío. No tenían ni una botella. La camarera me explica que no quedan en ninguna parte, salvo que algún local haya hecho acopio. "No tienen ni siquiera en Madrid", me comenta. Divertido por la envergadura del drama al que asisto como consumidor, le pregunto en qué lugar deben de andar las botellas. Ella me cuenta que las traen de Nueva York, vía Amsterdam hasta Madrid, y de ahí al resto de España. Si las tuvieran en Amsterdam, yo hoy estaría bebiendo té, porque el transporte entre Holanda y España es muy fluido. Como nadie les ha dado una fecha de entrega, es de imaginar que las bebidas se han perdido en algún punto del Océano Atlántico.

A veces me siento como si no hubiéramos aprendido nada en todos estos siglos.

Tags: , ,

 

4 comentarios:

Blogger AzIraFel dijo (27/5/06 18:39):  

¿Cómo que no hemos aprendido nada? Los empresarios saben perfectamente como comprar a 1 céntimo y vender a 5 euros (mmm, vale, admitimos S*AE como empresario), aparte de formar cadenas de distribución para lucrar(se)a amigotes que harían que a Marco Polo se le rizaran los bigotes...

Si todo es cuestión de perspectiva...

(Nótese la fina ironía, por favor).

Saludetes...



Blogger Josep dijo (27/5/06 18:43):  

Rectifico: "los comerciantes finales y los consumidores más finales todavía no hemos aprendido nada"



Anonymous due dijo (29/5/06 17:10):  

Así está mejor...
Es que del otro modo no se entendía nada de nada...
jejeje...

Muxus aitatxo-berria!!



Blogger Josep dijo (29/5/06 17:18):  

Era una generalización como cualquier otra, pero bueno...

Muxus para ti, pero de berri nada, que ya estoy bregado en estas lides. XD



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional