El vuelo de la avutarda

 

23.4.06

Meneando el elefante

Hoy voy a tratar por encima parte de un tema relacionado con una de las comunidades virtuales en las que me muevo últimamente. Para quien no esté al quite del asunto, Menéame es una página de internet donde los usuarios envían noticias para que sean valoradas por el resto de usuarios. Su responsable, el profesor de la UIB Ricardo Galli, lo vende como "un sistema de promoción colaborativa de blogs", en el que las noticias enviadas se dividen entre pendientes, publicadas y descartadas. El estado de cada texto enviado lo decide cada usuario con su voto, que en esta página se denomina meneo. Cada cual es libre de votar en positivo, en negativo, o simplemente no menear.

Desde hace un tiempo, Menéame viene siendo objeto de críticas debidas, dicen, a la existencia de un grupo de usuarios que promueven o descartan noticias según su albedrío colectivo y aprovechándose de su karma, o índice numérico personal calculado mediante un algoritmo que tiene en cuenta el sentido de cada votación del usuario. Se insinúa que la promoción de noticias funciona por endogamia y que los descartes se amañan en función de una presunta caza de brujas hacia textos duplicados o escritos procedentes del blog de la persona que realiza el envío.

Endogamia... Al menos en mi caso, la razón para menear o no una noticia no guarda relación con la identidad de quien la envía. Si así fuera, tendría un conflicto cada vez que meneo algo enviado por uno de los usuarios, que hace un tiempo le lanzó un desaire a uno de mis lectores más o menos habituales. Prima el interés que personalmente (en primera instancia) o para el colectivo de usuarios (en segunda) pueda revestir la noticia según mi criterio particular. Hablar de endogamia resulta tan pueril, improductivo e irrisorio como preocuparse de si Fulano y Mengano hablan mal de mí a mis espaldas.

En cuanto a las noticias duplicadas, según mi punto de vista está claro que una página de las características de Menéame no puede mostrar una noticia por duplicado, del mismo modo que una persona en sus cabales jamás repetiría un post en su blog, por interesante que le pareciera la temática. Si se mantuvieran todas las noticias repetidas, tripetidas y n-petidas en la cola de pendientes, nadie sabría cuál escoger para menear. Así que se opta, generalmente, por el sistema de joputalúltimo, es decir, el que primero envía es el que se queda. Aunque la diferencia de tiempo sea mínima. Sin embargo, no todo el mundo lo entiende así.

Supongo que declarar Menéame como "un sistema de promoción colaborativa de blogs" se presta a malas interpretaciones. Algún usuario puede entenderlo como una invitación a utilizar la página como plataforma para dar a conocer su propio blog al mundo, simplemente enviando sus noticias para procurarse un aluvión de visitas. Para evitar este tipo de abusos, el sistema cuenta con un tipo de voto negativo llamado autobombo, que cada usuario emplea cuando considera que el texto enviado por una persona responde a una costumbre de enviar a Menéame solamente escritos de su cosecha o incluso refritos propios sin valor añadido con el único fin de darse a conocer.

El asunto es que la persona acusada de enviar sus propios textos o alguien que ve que sucede tal cosa pueden molestarse, y reivindicar el derecho de automenearse para llegar a toda la red de un modo rápido y sencillo. Después de todo, como dice David de Ugarte en su Moleskine, "el problema de menéame y por supuesto de los modelos en que se inspira (reddit y digg) no es que los usuarios promuevan sus propios posts. ¡Qué cosa más legítima en un 'sistema colaborativo de promoción de blogs'!"

Sí pero no. Uno puede promocionar su blog con su sola presencia en el sistema, dejando comentarios, intercambiando impresiones con el resto de usuarios. Evidentemente, enviar una entrada como hice yo ayer atrae mucho público. Pero son visitas puntuales que difícilmente repetirán. Antes de que se me tire nadie a la yugular, aclararé (¿disclaimer, se dice?) que meneé mi propio texto porque no supe encontrar ningún otro resumen de la noticia traducido del inglés. En cualquier caso, valoro mucho más las visitas que recibo por otros motivos. Precisamente porque pasan por aquí sin que nadie los empuje a obrar así.

Me gusta comparar las comunidades virtuales con las reales, porque entre ambos tipos existen mayores similitudes de lo que en un principio podría parecer. Entrar en una sala con un traje rosa y una corbata cyan puede épater le bourgeois y atraer todas las miradas durante un instante. Pero acercarse a cada grupo y comentar la jugada puede hacernos ganar popularidad, e incluso procurarnos algún amigo. El proceso es más lento, pero sin duda más gratificante. De la misma forma, entiendo yo, funciona el sistema de promoción colaborativa de blogs propuesto por Ricardo Galli. Llevo semanas dejando mi rastro en la página, y llevo semanas cosechando visitas que se originan en mi ficha de perfil de usuario. Para mí es un motivo de honda satisfacción, como diría aquel.

En la creación y mantenimiento de la comunidad de visitantes habituales de Menéame, ayuda la existencia de un canal de chat, denominado el Fisgón, donde los usuarios alternan el diálogo con la visualización de los movimientos experimentados por las noticias enviadas. El acceso al Fisgón es libre, y a veces vale la pena visitarlo. ¿Cuál es el problema? Que como en tantas comunidades de internet, los usuarios no se ponen de acuerdo. O, mejor dicho, se ponen de acuerdo por grupos: se alinean, y de paso, se alienan. Surgen posturas y surgen enfrentamientos. Como en toda comunidad. Y así han ido surgiendo críticas a Menéame a lo largo y ancho de la red: desde aquellos que profieren que entre cuatro talibanes se decide qué sale a portada hasta los que, sin más, ignoran la existencia de la página.

La última coña marinera ideada en Menéame consiste en la adoración a un ser superior, el Cabal. Mientras los elogios a la divinidad se suceden en el Fisgón y en los comentarios de las noticias, su palabra se transmite sin cesar a través del canal http://meneame.net/cabal.php. Se trata de un guiño a las críticas recibidas. ¿Que se afirma que algunos componentes de Menéame tienen un comportamiento sectario (Jesús, María y José: cómo odio la palabrita sectario)? Pues se crea una secta, con su tótem y todo. ¿Que se afirma que algunos componentes menean la cola alrededor de Galli? Pues el Cabal afirma que los mejores obtendrán de Galli galletas y noticias en portada.

A estas alturas de mi vida de navegante, he aprendido no sólo que internet, como la vida, hay que tomársela con mucho humor, sino que lo que hoy es azul mañana es rosa y pasado mañana verde. Y digo hoy, mañana y pasado mañana por no decir ahora, en una hora y de aquí a dos. La realidad cambia, así que nadie me asegura que lo que estoy escribiendo ahora vaya a soportar bien el paso del tiempo. Pero supongo que la imprevisibilidad y la obsolescencia programada son algunas de las claves del éxito de la blogotontería, ¿no? Pues eso.

Y ahora vas y lo meneas.

Tags: , ,

 

9 comentarios:

Blogger Liamngls dijo (23/4/06 22:38):  

Bueno , bueno , bueno , bueno ... ¿ he dicho que es bueno ?



Blogger Josep dijo (23/4/06 22:43):  

Baaah. Del montoncilio na más.



Blogger Sergio dijo (24/4/06 19:26):  

Nunca he entendido eso del menéame. Lo he visto por muchos sitios, pero vaya. Parece que hay una obsesión de todo el mundo por llegar a todas partes, diría yo.



Blogger Josep dijo (24/4/06 20:39):  

Bueno. Va bien para leer noticias y para ver blogs de gente muy diversa. Y para que gente muy diversa te visite. Pese a que alguno no lo entiende así, no es cuestión de obsesionarse, sino de divertirse.

Contrariamente a lo que se piensan algunos, la mejor manera de promocionarse en Menéame (y en otros lugares similares) es entablando conversación con la gente, que luego consulta tu ficha y te viene a ver. Como sucedería en cualquier lugar fuera de la red.



Blogger Villaykorte dijo (24/4/06 23:33):  

http://meneame.net/user.php?login=villaykorte

Por si te interesa saber cuánto me la meneo.
Yo cambiaría el título por "sistema de autobombo entre páginas amigas, prohibido el onanismo trompal"
Me parece una idea cojonuda, pero estoy en total desacuerdo con la censura al autobombo, es más tienen graficos con códigos que invitan al masturbeo filial de los que te visitan , ¿en qué quedamos?



Blogger Josep dijo (25/4/06 15:51):  

Hola, Isaac.

No, si ya he visto tu perfil algunas veces. De hecho, entré por primera vez en Menéame para votar una noticia que enviaste tú. Y leí también tu discusión con uno de los usuarios que está en el punto de mira por lo del autobombo; en aquel caso la pelea era por un post que enviaste sobre las banderas de los hoteles. De hecho, ese asunto está enlazado en el cuerpo de este post, allí donde hablo de la endogamia.

Lo de los gráficos con códigos no lo pillo. En cualquier caso, sigo diciendo que yo voto lo que considero interesante (que muchas veces no es demasiado geek que digamos, por cierto) y nadie me ha dicho nunca nada por ir a mi bola.

Y estamos en lo de siempre: en el momento en que uno se toma esto demasiado en serio, deja de ser divertido. Por lo tanto, prefiero verle la cara simpática al elefante... mientras pueda.



Blogger Villaykorte dijo (26/4/06 00:48):  

Perdón, ni me había fijado, es más yo envié el meneo para ver si alguien conocía la respuesta, de ahí mi contestación al comentario.
Con lo de los graficos me refiero a la opción de poner en tu blog el código de menéame para enviar tu entrada como noticia o para que te voten



Blogger Josep dijo (26/4/06 10:09):  

Na, sin problemas, Isaac. A mí también me han ignorado envíos que yo consideraba irrelevante (véase mi ficha. Supongo que la gracia está en redactar de forma que el conjunto de los usuarios lleguen a opinar que lo que propones es interesante.

El problema real no es de endogamia, sino de desconocimiento del sistema por el grueso de los usuarios. Cuando pasas un rato metido en el canal de chat, ves que la mayor parte de la gente vota aquellas noticias que ya son portada. Difícilmente entran a menear los envíos pendientes. Así, si unos cuantos menean negativamente o simplemente ignoran una noticia, esta no obtiene los meneos necesarios para su publicación, y de paso el karma del usuario que ha enviado la noticia no se ve aumentado. Comienzan entonces las conspiranoias en torno a los usuarios con más karma y ya la tenemos liada: la pescadilla que se muerde la cola.

En fin, como decía, mejor tomárselo a guasa, que si no deja de ser divertido.



Blogger Josep dijo (26/4/06 10:12):  

He dicho irrelevante cuando quería decir relevante. Sorry (no tengo ganas de copipegar, que en el comentario que incluye la errata hay algo de código html y me da pereza tenerlo que volver a poner).



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional