El vuelo de la avutarda

 

24.4.06

El concejal logista y el negocio de la chatarra

Los hay exagerados. Leo que el viernes alguien se dedicó a robar la cubierta de 105 toneladas que cubrió el Estadio de la Cartuja de Sevilla durante el Torneo de la Copa Davis celebrado en esa ciudad a finales de 2004. La pieza, cuyo coste fue de más de 1,2 millones de euros, descansaba plácidamente en un solar de titularidad municipal. Tras conocerse la noticia, dijo el concejal de turno que la sustracción se debió de ejecutar de forma "rápida" (sic) con la ayuda de camiones y grúas de gran tonelaje.

Primera conclusión: este concejal no ha visto trabajar una grúa de gran tonelaje en su vida. Cualquier grúa tarda lo suyo en llegar, ocupar su espacio de trabajo, emplazarse, operar, replegarse y marchar. A todas estas, ¿qué entendemos por gran tonelaje? Porque las grúas móviles igual pueden levantar 20 que 200 toneladas, según su tamaño y potencia.

Segunda conclusión: este concejal no sabe lo que es un camión. Una cubierta de 100 toneladas de peso se divide en tantas partes como uno quiera, pero siempre teniendo en cuenta la MMA de un camión. Vamos, que calculadora en mano me sale que los ladrones debieron de emplear tres o cuatro trailers. ¿Sabrá el concejal lo que significa emplazar, estacionar, cargar y dejar marchar tres o cuatro trailers?

Tercera conclusión: tenía que ocurrir. Cuando yo era pequeño, llevaba mis cartones y mis botellas de cava a vender al trapero, al chatarrero, del barrio. Una botella blanca, una peseta. Un kilo de cartón y papel, no me acuerdo cuántas pesetas. Había gente que llevaba allí somieres, barras de acero, lo que fuera. Un buen día, alguien decidió que ese tipo de negocios merecía desaparecer, y se inventó una serie de containers pintados al más puro estilo Barrio Sésamo, para que la gente reciclara y no traficara más. Siempre me he preguntado qué se hizo de aquellos traperos y chatarreros. Ahora lo sé.

A todas estas, resulta que los ladrones han sido detenidos hoy. Los muy cachondos habían guardado el insólito botín en una nave de la ciudad. Supongo que la descarga del material también se efectuó con celeridad. Y con un par de cañas, que en Sevilla ya pega el Lorenzo a estas alturas del año.

Tags: , ,

 

5 comentarios:

Anonymous Anónimo dijo (24/4/06 23:33):  

Y yo que me quejaba de inseguridad cuando hace poco, en el parking del trabajo, le mangaron el capot del motor a un "mégane" de colaborador...

Cómo está el patio...!!

A.G. (lhemmano)



Blogger Calcetin dijo (25/4/06 01:49):  

Pues no van a robarlo si estaba tirado meses y meses sin que nadie lo hiciera caso.

Unos honrrados ciudadanos vieron que había unos hierros abandonados y llevaron su camión para reciclarlo y que no dañara al ecosistema. Y encima ahora les molestan con que no sé que historias de que esos hierros eran para la cubierta de dos polideportivos. Qué lo hubieran pensado antes, el que se encuentra algo en la calle abandonado....

Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena :)

PD: Sí estoy vivo y coleando poco.



Blogger Sergio dijo (25/4/06 02:17):  

Repanochas, pero no dice cómo la robaron. Aunque los sevillanos somos tan brutos que seguramente la cogerían en peso entre quinientos tíos :s

Eh, no te rías de las cosas que digo, mira el concejal...



Blogger Josep dijo (25/4/06 15:54):  

Eh, eh, Calcetín, que dicen que estaba en un solar del Excelentísimo, no en la calle :P

Cehegio: con grúas de gran tonelaje, que no te enteras. Y lo hicieron rápidamente. XD



Anonymous due dijo (26/4/06 16:34):  

Sevillanos y Bilbaínos, todos ellos unidos por la madre exageración y la fuerza bruta...
Ains...
Cómo son...



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional