El vuelo de la avutarda

 

6.2.06

¡Boicot!

Tampoco es que me gustaran demasiado las galletas danesas, porque con tanta mantequilla tienen un algo que nunca me ha acabado de convencer, aunque las típicas cajas redondas de hojalata que las contenían iban bien para guardar tornillos. Ahora, cada vez que pierda uno, lo meteré en una caja de cualquier cosa patria, como el ColaCao o el Dixan. Lo que está claro es que no pienso volver a comerme una de esas espantosas galletitas de té. No después de lo que han hecho los daneses con el pueblo musulmán. De hecho, he tomado la decisión de represaliar adecuadamente a esos infieles.

No me llaméis por teléfono, porque mi Bang & Olufsen que tanto dinero me costó reposa ya en el fondo del cubo de la basura. Y si venís a casa, que sepáis que el café lo tendréis que beber a morro, directamente de la cafetera, que las tazas Bodum yacen hechas añicos, estrelladas contra el suelo que mañana comenzaré a arrancar con mis propias manos, que un parquet Junckers al fin y al cabo tampoco es nada del otro mundo, y nada tienen que envidiarle las típicas baldosas de Porcelanosa, sobre todo teniendo en cuenta que habrá menos luz solar en casa cuando tapie las ventanas del techo, que no en vano son Velux. Si no os apetece café, espero que no os encaprichéis de la cerveza, porque acabo de deshacerme de todos los packs de Carlsberg que tenía en la nevera. Han ido, uno detrás de otro, a parar al desagüe. Espero que los peces sepan aguantar la tentación de beber un solo trago de ese espumoso brebaje. Y mientras os explico todo esto, mi hija todavía llora porque el contenedor amarillo del final de la calle está ahora repleto de piezas de Lego.

Pero es que había que darles una respuesta lógica a la animalada que han cometido estos daneses. ¿Quién se creen que son? ¡Boicot a todos ellos! Se lo merecen. Hay que hacerles comprender que se han portado mal, cueste lo que cueste. Esta misma tarde me he quedado sin coche, pero al menos me he llevado la satisfacción de haber hecho volcar un camión que arrastraba un contenedor de Maersk. ¡La cara que ha puesto el camionero al verme hacer piruetas hasta hacerle perder el control de su vehículo! Soy un crack. Y ellos, unos delincuentes. Se han atrevido a caricaturizar a Mahoma. Ellos, los daneses, que al fin y al cabo son europeos como los europeos que habéis declarado como terrorista la organización Hamas y por este motivo recortaréis vuestras lógicas ayudas a Palestina. Vosotros, los europeos, que el año pasado poníais el grito en el Cielo porque un publicitario osaba mostrar una Santa Cena repleta de modelos, alguna de ellas ligera de ropa. Vosotros, los europeos, que hasta hace cuatro días teníais en Irlanda un sangriento conflicto nacional estrechamente ligado a la religión.

Menos abrir la boca; tanto meterse con nuestras creencias, nuestros velos y nuestra forma de vivir. Nuestra religión está presente en cada paso que damos. Tanto nos gustan nuestras creencias, que con nuestras mujeres no funciona esa memez del "donde fueres haz lo que vieres". Aunque vayan a Europa, viajan tocadas con un velo, como Alá manda. Y allí no se lo quitarán porque un grupo de libidinosos pretendan verles el cabello. Pero si vuestras mujeres viajan a nuestras tierras, deberán cubrirse escrupulosamente la cabeza, pues tal es nuestra forma de vivir, que debe ser respetada como cultura que es. Que nadie me llame cínico porque, como dice vuestra Biblia, "el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra". Ya he comentado los casos de Marithé et François Girbaud. He hablado también de Irlanda. Podría rebuscar hasta encontrar miles de ejemplos cercanos a vosotros, pero tengo que seguir en mi particular guerra santa contra Dinamarca y su entorno. De vosotros hemos aprendido que el boicot a los productos de un lugar es una arma eficaz para escarmentar a cualquiera que nos haya pretendido humillar, así que voy a seguir investigando objetivos. Por Alá.

 

2 comentarios:

Anonymous Ali dijo (7/2/06 08:17):  

Mira que han hecho cosas estos daneses... No sabía que la lista fuera tan extensa. ¿Qué pasaría si nos hicieran boicot a los españoles? ¿Qué productos dejarían de comprarse? ¿Esto incluye a los productos catalanes -o sea, doble boicot-? Con todos los respetos (o no), los boicot(e)s me parecen una tontería.

Un besito.



Blogger Josep dijo (7/2/06 10:22):  

Mujer, si hicieran boicot a los españoles, la culpa sería de ZP.

Lo peligroso, siempre, está en considerar a "los otros" como un ente amorfo e indisoluble: los daneses, los catalanes, los españoles, los musulmanes, los, los, los...

A menudo, individualmente nos vanagloriamos de que nadie es capaz de hacernos cambiar de opinión porque somos unas personas con las cosas muy claras, y estamos vacunados a prueba de lo que pueda decir el resto de la gente. ¿Por qué, entonces, consideramos que "los x" se mueven como una masa anónima sin criterio?

Ni "los musulmanes" son radicales, ni "los occidentales" son demócratas. De todo hay en cada viña del Señor. Y, precisamente por esta razón, resulta inmoral diseñar castigos encaminados al conjunto de una población: igual de repugnante es ver cómo se queman embajadas que observar cómo se condena a muchos inmigrantes a vivir en guetos alejados de cualquier posibilidad de mejora en sus vidas.

Por otra parte, no deja de ser curioso que más de un inmigrante se niegue a asumir sus obligaciones como ciudadano para poder disfrutar de sus derechos como tal. No se me escapa que el beneficio de esa forma de vivir va a parar a una serie de negreros que viven de trasladar, alojar y emplear mano de obra esclava, así que una de las líneas de actuación de estos negreros debe consistir, forzosamente, en malinformar a sus víctimas para realimentar su miedo a sobrevivir fuera del paraguas del explotador. Como digo, de todo hay, y en todas partes.

El enfrentamiento entre poblaciones alienadas de forma artificiosa en pro de un bien particular nunca lleva a nada positivo. El miedo es una arma poderosa. La malinformación es el canal perfecto para realimentar el miedo y el enfrentamiento. Y eso no sólo ocurre en el salvaje mundo islamista. "Los x" no existen.

Fin de la perogrullada del día ;-)



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional