El vuelo de la avutarda

 

24.2.06

Avalancha onírica

Se abalanza sobre mí un fantasma. Me sacude un puntapié que me duele como si el espíritu fuera un ente corpóreo. Tras de él, una doncella que recuerda vagamente a la Cenicienta en pleno baile corretea hacia la salida del recinto. Sigue sus pasos una dulce muchacha que se me antoja pariente lejana de Blancanieves. Muy lejana. Una Tortuga Ninja le dispensa un mandoble de katana al Zorro, cuyo bigote se confunde ya con el rastro que han dejado en su cara de héroe libertino unas galletas de chocolate. Entre el tropel aparece una enfermera, dispuesta a curar a golpe de inyección a cualquier ser viviente que haya resultado contusionado en esta avalancha onírica que se atropella frente a mis ojos. Se me nubla la vista ante tal desfile de despropósitos ligados con un hilo argumental imposible en una mente sana. Siguen saliendo absurdos personajes, tres o cuatro Spiderman, incluso un Darth Vader que, cubierto con la preceptiva máscara, va canturreando la música incidental de la serie de películas que lo catapultó a la fama. No parece tener la voz de Constantino Romero. Ni siquiera la de James Earl Jones. Por fin, aparece una bruja. La abrazo y mientras salimos del lugar le pregunto cómo ha ido el cole en el día de carnaval.

 

4 comentarios:

Anonymous http://spaces.msn.com/yoaldesnudo/ dijo (25/2/06 20:57):  

Foto de leon e hipopótamo, via móvil :) Dos sobrinos que son requeteguapos por supuesto :)

P.D. Pareces un hueso de aceituna en la boca de un abuelo, no paras de moverte jeje



Blogger Josep dijo (25/2/06 21:07):  

Se produce últimamente en carnaval un efecto parecido al que se detecta en esas épocas que nos empecinamos en rebautizar con el absurdo nombre "entretiempo": al igual que en primavera y otoño comparten las calles gorros polares y camisetas de manga corta, en febrero van los niños disfrazados de salvaje con el mismo traje mirando a quienes sí han seguido la tradición. Nunca he sabido quién se siente más fuera de lugar, si el disfrazado de diario o el disfrazado de extraordinario.

PD.: Me venían muchas visitas de gente que quería saber cómo hacer una página web. Eso, en principio, es positivo, porque captaba visitas que de otra manera no hubiera recibido. Pero, por otra parte, hacía tiempo que buscaba un título que le diera un poco de singularidad a este mi blog. Más adelante colgaré una breve explicación del porqué de este nombre.

PD. a la PD.: Creo que las postdatas han resultado más largas que el comentario inicial. A eso le llamo yo andarse por las ramas. Podía haberle puesto al blog "Agua de borrajas" y quizá habría sido más acertado. En fin, lo que es es. Y yo soy así. Què hi farem? (¿Qué se le va a hacer?)



Anonymous Ady Blue dijo (3/3/06 03:07):  

Hola Josep. Otro cambio más, no parás quieto hijo.
Llego tarde a esta entradita, pero que tierno el final.
Disfruta de tu brujita mientras sea pequeña que luego de mayor quien sabe si se convierta en una bruja de verdad... ¡Broma, broma! Si la educais bien, en el amor y el cariño, seguro que de brujita pasa a princesa ;)



Blogger Josep dijo (3/3/06 16:34):  

Huy, a veces esta me da más miedo que un ejército de brujas de Eastwick.



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional