El vuelo de la avutarda

 

2.1.06

Un segundo entre 31.536.000

Que el tiempo te acompañe. CutremontajeAdiós a los sinsabores que el paso del tiempo deja en todos nosotros. La primera noticia positiva que trae consigo el nuevo año hace referencia al único bien valioso imposible de comprar: el tiempo. Este año 2006 disfrutaremos de un segundo más. Que nadie sonría con escepticismo. Es cierto: el año que ahora comienza inusitadamente durará 31.536.001 segundos. Cada vez, nuestro planeta rota a un ritmo más lento, y eso debe anotarse concienzudamente en nuestros particulares cuadernos de bitácora para evitar grandes dislates cronológicos en el futuro, no vaya a ser que un buen día asomemos la cabeza por la ventana a las tres de la madrugada y nos ciegue el sol de la mañana.

De un segundo dependen las grandes decisiones, los grandes aciertos, los grandes errores. Un segundo separa el sí del no. A un segundo de la vida le dedicó Barry Levinson el punto desencadenante de una buena historia: Sleepers. En ocasiones pesa más un segundo que todo un día, así que conviene aprovechar el regalo que nos trae el año tal como solemos aprovechar la artificial hora de más durante la mañana del último domingo de marzo, cuando cambiamos los relojes para que en verano se llenen las terrazas con luz solar a eso de las nueve que no son de la noche sino de la tarde. Sin embargo, como todo en la vida, esta noticia sumamente feliz tiene ya su cara oscura: ese segundo de más ya se nos ha cobrado. Ocurrió justamente cuando acabábamos de engullir el último grano de uva en España. Cuando estábamos en un estado de euforia tal que no nos venía de un segundo. Nos dieron las doce, se hizo un vacío de mil milésimas y llegaron con retraso las doce y un segundo. Lástima. Con lo bien que nos habría venido ese tiempo de más y ya nos lo han quitado. Y yo, que ya me lo había gastado y de repente vuelvo a ser el hombre más desgraciado de la Tierra. Eso me pasa por celebrar la Nochevieja.

 

4 comentarios:

Anonymous Destino dijo (3/1/06 11:24):  

Ole! Así que podré dormir un segundo mas? Vaya tendré que buscar el momento adecuado para saborear semejante regalo, que no es cuestión de "desperdiciar" el tiempo. :)

Feliz Año 2006+1 :)



Blogger Josep dijo (4/1/06 00:02):  

Carpe secundum, Justo. Carpe secundum. :-DDD



Anonymous SU dijo (4/1/06 18:07):  

UN SEGUNDO QUE SE PERDERÁ SIN PENA NI GLORIA.... O QUIZÁS SEA EL SEGUNDO EXACTO EN EL QUE TODOS NOS MIRAMOS A LOS OJOS CON ALGO DE TERNURA.



Anonymous due dijo (5/1/06 01:42):  

Pues si es demás, bienvenido sea! Aunque yo llego a malgastar miles de horas a lo largo del año... No me viene de un segundo...;D



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional