El vuelo de la avutarda

 

20.12.05

'Titulitis' y engranajes sin encajar

Investigación y desarrollo. Imagen: American Association for the Advancement of ScienceSi es que no tengo remedio. En una entrevista de trabajo, me preguntan cuál es mi nivel de inglés. Sin parpadear, respondo: "pues no lo sé, pero tengo un amigo en Inglaterra que dice que me entiende, así que imagino que no está mal". Y el consultor, que trabaja para una empresa que se define como líder mundial del asesoramiento en selección especializada de mandos ejecutivos (ahí es nada), levanta la mirada del papel hasta encontrarse con mi dura cara, asiente satisfecho y me dice "perfecto". Y yo preocupándome por la absurda titulitis que históricamente ha acuciado a este nuestro país. Autodidacta como soy, siempre he pensado que un titulado en según qué materia bien puede tener menos conocimientos que aquel que ha estudiado la misma disciplina en sus ratos libres. Precisamente porque este último ha invertido parte de su tiempo libre en aprender, sin hacer de ello una profesión forzosa. Y me creían loco. Quizá hoy me haya quitado una espinita.

Aunque, con todo, hay algo que no me cuadra. Ante la deslocalización de las empresas instaladas en nuestro territorio, se apuntó que el futuro del mercado laboral en España radicaba no en potenciar la mano de obra, sino en apoyar la investigación y el desarrollo. Bien. Leo en La Vanguardia que sólo un 1.7% de los estudiantes que se han matriculado este curso en la universidad son inmigrantes. Y eso que se han convertido en uno de los pilares de la economía española, como trabajadores y también como consumidores. En la vivienda tienen un peso creciente y en las grandes capitales suponen ya más del 15% de las ventas de los pisos. Pero sus perspectivas laborales parecen alejadas del sector que debería ser puntero. La mano de obra ya no es tan asequible en España como cuando se instalaron las empresas que ahora nos dejan para buscar de nuevo trabajadores baratos. Sin embargo, hay un volumen creciente de población que no está entrando en el cambio de orientación laboral. ¿Qué ocurrirá en el futuro? ¿Tendremos un tejido empresarial capaz de absorber toda la mano de obra excedente después de que las empresas que la empleaban nos hayan abandonado para siempre? ¿Presenciaremos la formación de un caldo de cultivo que lleve a situaciones como las que hemos visto al otro lado de la frontera?

 

3 comentarios:

Blogger Josep dijo (21/12/05 12:45):  

Me llama esta mañana el consultor y me pilla al volante. Me pregunta si podemos hablar en inglés. Le digo que por supuesto y nos pasamos un rato dialogando más en la lengua de Irving que en la de Shakespeare, mientras me pregunto si ese hombre habrá leído este texto...



Anonymous Ady Blue dijo (22/12/05 15:11):  

Muy bueno, no creo que la haya leído. Por cierto, tan buena como la anterior ;)

Me gusta tu punto de vista de las cosas.



Blogger Josep dijo (22/12/05 21:14):  

Hum, a mí a veces no me convence mi punto de vista. Es que de vez en cuando tengo unas peleas conmigo mismo...



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional