El vuelo de la avutarda

 

10.11.05

& U, cm abls?

De vez en cuando aparece en los medios la reseña sobre una actualización del glosario de la lengua española editado a instancia de la academia de turno. Hoy le ha tocado al Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD), que se ha presentado en Madrid con la típica lista de palabras añadidas al léxico reconocido. Intentaré dejar aparte los sarpullidos que me produce el acuñamiento de un palabro como yacusi en sustitución del original jacuzzi, que ni siquiera remite de forma exacta en la fonética a la palabra que pretende reemplazar. Siempre me he preguntado qué culpa tienen los neologismos de que el español tenga menos fonemas que otras lenguas de curso legal.

Me hace cierta gracia que en un contexto como el actual (o quizá a causa de él) sigan prodigándose los resúmenes de palabras reconocidas enfrentadas a la lista negra de palabras malolientes. Cuando cualquier persona con acceso a internet puede publicar sus ideas ad gloriam urbis orbisque, cuando los mensajes transmitidos por teléfono móvil aparecen en las pantallas de los televisores sin censura previa, cuando las personas se expresan de forma más libre que nunca a través de los medios de comunicación de masas, aparece una nueva edición del diccionario clarificador que pontifica y establece quién se mueve dentro y quién fuera de la norma.

Que no se me malinterprete. No estoy en contra de los diccionarios ni de la normativización de la ortografía, la gramática o del léxico en sí. De hecho, tanto cuando leo como cuando escribo intento consultar todas aquellas dudas que sobre estos particulares me surgen. Quizá motiva mi perplejidad el hecho de que a pesar de los avances tecnológicos en el campo de la comunicación, cada día se escribe peor desde los mismos medios. Y es así como cada día resulta más frecuente hallar barbaridades publicadas por aquellos que se ganan el pan sudando tinta ante un procesador que les deja la pantalla plagada de avisos de detección de errores. El botón "Omitir" funciona.

Errata en la portada del último 'Astérix'Ejemplos de descuido los hay a patadas. De las clásicas faltas de tilde a otros errores de mayor calado. Por citar algún caso más allá de lo habitual: si se pide por vía telemática a la mismísima Real Academia Española la conjugación de un verbo, la página devuelve las formas de imperativo relativas a las personas tú, vos, vosotros y ustedes. ¿Dónde queda la forma usted? Se me ocurre otro ejemplo, esta vez en catalán. Recientemente se ha publicado en España la última aventura del legendario héroe de cómic Astérix. En la versión catalana, la portada contenía una errata en el título, de modo que la edición completa ha tenido que ser retirada de la circulación para su corrección.

Mientras los diccionarios se suceden, me queda la duda sobre cuántas personas los consultan. Aunque en la actualidad en no pocas instancias educativas se demoniza la curiosa ortografía de los mensajes enviados por teléfono móvil y se apunta a este medio de comunicación como destructor de las leyes universales de la lengua, yo recuerdo que en mis tiempos mozos, cuando un móvil era apenas un artilugio derivado de los walkie-talkies que veíamos en MASH, tenía un compañero de curso que escribía tranquilamente "haunce" en vez de "aunque". Y dormía feliz. Igual de felices dormirán los redactores esta noche, tras haber enviado sus escritos a publicar a pesar de las alertas del corrector ortográfico y gramatical. Y que viva Hespaña.

 

6 comentarios:

Anonymous due(irónica hoy) dijo (10/11/05 23:50):  

Jejejejejeje...

Leer el texto con voz de viejecillo encorvado y apoyado en su bastón:

"Es que esta juventud ya no es lo que era... Te acuerdas cuando se escribía con un bolígrafo y no existían los autocorrectores?? Qué tiempos aquellos..."

Por cierto (y ahora en serio); como estás?como va tu estado físico? vas progresando? ya estás bueno del todo?te duele algo? te tomas la analgesia a su debido tiempo?con receta?...Es que hijo! ya no nos cuentas nada!

Un besote y que milloris...



Blogger Josep dijo (11/11/05 09:59):  

Conste que yo hace años que tengo las manos atrofiadas de no escribir con bolígrafo, lápiz o estilográfica. Apenas unas notas de vez en cuando. La digitalización se hizo conmigo desde el primer día, creo.

Gracias por preocuparte por mi estado. No he querido explicar más de mí porque entiendo que con el culebrón hospitalario ya he cubierto el cupo por un tiempo. En cualquier caso, precisamente ahora vengo de que me quiten las grapas. Me habían dicho que dolía mucho y me ha parecido un paseo, la verdad. He felicitado a la enfermera.

Voy haciendo lo que me dijo el médico: me levanto, me siento, me acuesto, camino, me siento, me acuesto, me levanto. Nada de mucho y un poco de todo. Las molestias ahí siguen, pero ahora con la esperanza de que no vaya más allá la cosa (ojo, que siempre se puede reproducir una hernia, pero esperemos que no).

Próxima visita con el médico: 7/12/05. Mientras, seguiré levantándome, sentándome, caminando, sentándome, acostándome, levantándome. Entre eso, el Hibor, el Falcol, el Tryptizol y mi querido Efferalgan, pasaré como pueda y allá por enero espero poder salir a la calle con la cabeza bien alta, a por todas.

Seguiremos informando...



Blogger Josep dijo (11/11/05 10:02):  

P.D.:
Lo cual no quiere decir que en la actualidad no salga de casa. Me refiero a salir con un rumbo fijo cada día, perdido en esa rutina que tanto odié y que tanto echo de menos.



Anonymous Su dijo (11/11/05 11:00):  

Pues yo siempre he sido una persona que he consultado mucho los diccionarios. No puedo presumir de conocer mucha variedad de vocablos pero si de escribirlos casi siempre correctamente. De hecho odio tener faltas de ortografía. Con esto del ordenador poco lo consulto ya, parece que nos lo dan todo hecho. Tenemos corrector ortográfico, diccionario de sinónimos y traductores (que sería de mi sin ellos).
Tengo uno, no actualizado, que es enciclopédico y está muy pero que muy bien, hasta trae los premios oscar hasta la fecha que se publicó el diccionario, y una pequeña documentación de cada país. Es esa clase de libro de consulta que ya está desgastado por el uso, algo desfasado ya pero que me encanta y que no pienso tirar en muchos años.
Y los atlas me apasionan, cuanto más viejos y grandes sean mejor. En una ocasión vi uno que costaba unas 10000 pts (ya hace años) con tapas gruesas, páginas amarillentas... era una maravilla, me quedé tonta viendo para el y lamentándome de ser un pobretona... ainssss!!!
Besiños

PD: que jóvenes éramos entonces... yo desde entonces ya cumplí años jajaja pero solo han pasado 2 meses y medio... a mi parece que te llevo visitando toa la vida!!! ;)



Anonymous Isaac (el pelocho) dijo (13/11/05 19:03):  

¿Y qué me dices de tablavela por windsurf? Me parece exagerado, al fin y al cabo el paraíso de este deporte en España es Tarifa y que yo sepa nadie le llama Rate.



Blogger Josep dijo (13/11/05 19:29):  

Definitivamente, yo me quedo con el cederrón de la RAE, juas juas.



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional