El vuelo de la avutarda

 

21.11.05

La entrada que no escribí

Franquismo enquistado en el cerebro

Me pasó por la cabeza escribir algo sobre el aniversario de la muerte de Franco. Tenía ya dos o tres frases sueltas, el tono que iba a emplear, algunas imágenes preseleccionadas. Estuve refrescando mi propia memoria. Recordé cuanto me explicaron padres y abuelos. Vi reportajes en la tele y navegué en busca de más información. Me impactó la existencia de asociaciones que desde internet andan arengando y reclutando a menores de edad en torno de unos ideales de hace como unos setenta años y de los que hoy abomina (casi) todo el país.

Y por encima de todo, como un narrador omnisciente, silbaba el hecho de que Franco se extinguió lánguidamente en la cama pese a los numerosos testimonios que aseguran haber luchado contra su régimen. De hecho, Franco no murió el 20 de noviembre de 1975. Yo sólo tenía dos años y sin embargo viví el franquismo en mi colegio hasta que comenzó a crecerme vello supralabial, y en casa el temor a lo que pudiera pasar existió prácticamente hasta la misma época. Y viendo lo visto, aun hoy parece yacer sin haber fallecido del todo.

Mi tesis para escribir la entrada de ayer era que comenzaba a ser hora ya de que superáramos la etapa franquista –sin dejarla en el olvido ya que toda dictadura debe ser recordada suficientemente para evitar cualquier nostalgia al respecto–, y siguiéramos adelante. Por coherencia con esa idea, ayer no publiqué nada sobre Franco. Hoy tampoco lo hago. Por decir algo, digamos que ganó el Barça y que un aficionado del Real Madrid llamado Juan aplaudió un gol de Ronaldinho y sus correligionarios le siguieron. Aunque el fútbol no me diga ni fu ni fa.

 

6 comentarios:

Blogger onlysnow dijo (22/11/05 00:25):  

Ainsss, es verdad. Que trajín. Yo tenia la edad de... Mejor ni lo digo. Jajaja.
Pero toitos los años se me recuerda. Para no recordarlo siendo el cumpleaños de mi marido. Y mira que se lo digo, hasta en eso me haces sufrir.

Hoy, escuchando el telediario, comentaban que practicamente ya el país lo tiene en la memoria remota. Que ya no existian esas manifestaciones de Fuerza Nueva y demás y es verdad. Hoy el tráfico fué más fluido. Jejeje. Y la cruz de los caidos dicen..que solita se quedó. Estoy contigo que como anal de lo que pasó está bien guardarlo.
Ahhh y que por ahí corren falacias de que si ayudó a progresar el país, que si evitó que entraramos en la 2ª guerra mundial. Y digo yo...supongo que otros también contribuyeron desde el exilio por ejemplo o incluso dentro del país, ¿no?.
Sí lo más triste, desde luego, es lo que traen los Skins o Neonazis....Joerrrrrr. Tela marinera.

Ahhh. Asi, así, así también gana el Madrid. Jejejeje.

Joer...pues sí, no sé si se despertaron las neuronas pero parece que he comido lengua. Jajaja.

Enga...buenas noches.



Blogger onlysnow dijo (22/11/05 00:26):  

¿Oye...y porqué en tu blog, no sale mi foto?. Ainsss con lo mona que es.



Blogger Josep dijo (22/11/05 00:45):  

Onlysnow:

quizá escuchando el telediario parezca que el recuerdo de este señor es muy remoto, pero de vez en cuando causa escalofríos escuchar a según qué niño reivindicando las presuntas bondades de un régimen que sólo benefició a los más allegados y perjudicó a tantos y de tan bárbara manera, y no hablo del aspecto económico, precisamente.

Lo de la foto lo tengo desactivado, porque era muy cansino verme por todas partes. Como lo comento todo... ;-)
De todas formas, si te sirve de algo te diré que ya he visto la foto que tienes en el perfil y, sí, te confirmo que es muy mona (nota para los lectores despistados: haciendo click sobre el nombre de onlysnow se accede a su perfil, y con este, a la foto que estamos comentando).



Blogger Sergio dijo (22/11/05 13:55):  

A mí me pilló la muerte de ese buen hombre cuando tenía un año, soy de tu quinta. Es parte de la historia del país, pero también es parte del pasado, y merece ser recordado, ideologías aparte, para que no vuelva a repetirse, en mi modesta opinión. Lo que yo no comprendo son las asociaciones de jóvenes falangistas, franquistas o como se llamen defendiendo unos ideales, una doctrina y una forma de gobierno (si podía llamarse así) que no han vivido ni de lejos, pues yo, aparte de unos remalazos de mi infancia (sobre todo, como tú dices, en la escuela) ni la recuerdo y voy por los 31 ya. Mención aparte merece la tele, pues ahora tenemos a Franco hasta en la sopa.
Ahora recuerdo un chiste de Eugenio, ese genio catalán.
- HOla, vengo a juancarlear esta carta.
- Querrá decir usted franquear.
- Hostias.... No me diga que ha vuelto.



Anonymous Su dijo (22/11/05 17:46):  

Jajaja soy la más joven de todos... (risa malevola) pero no mucho más ;)jaja ja. Ni conocí la época franquista ni al señor del bigote pero aqui en Galicia hemos vivido con nuestro particular hueso duro (se entiende el señor fraga, en minusculas para no darle más importancia). Pero si recuerdo de pequeña que mi abuela me prohibía hablar gallego porque sino un hombre malo de bigote me iba a castigar... nunca entendí a que venía tanto miedo. Lo mal que debieron pasarlo los pobres midiendo siempre sus palabras....
Viva la libertad!!!
Besiños guapos, va por todos los maduritos/as!!!!



Blogger Josep dijo (22/11/05 17:56):  

Eh, eh, eh... vamos por partes.

Sergio:
A ver, para empezar, tú y yo NO somos de la misma quinta. Yo tengo un año más que tú y además tengo un primo que te puede, ji, ji, ji.

Los niños estos de las asociaciones franquistas, pues qué te voy a decir... Que bastante pena deberían sentir ellos mismos, pero como no saben de lo que hablan... Yo pienso en sus padres, que a veces no saben ni dónde andan metidos sus niños: resulta que un chaval de 14 años puede entrar en cualquier asociación (del tipo que sea) sin permiso (ni siquiera conocimiento) de sus padres. Pienso también en los ideólogos de estas asociaciones, que sí que saben dónde están metidos y dónde están metiendo a los chavales, y no creen estar equivocados en absoluto. No sé si me dan pena o pánico.

Su:
Y aquí a más de uno se lo habían llevado por delante por el simple hecho de no hablar en castellano. A mi abuelo lo encerraron por coger una colilla del suelo, al abuelo de mi mujer por ser funcionario de la Generalitat republicana... Para que luego nos vengan con añoranzas.

La ignorancia es el caldo de cultivo perfecto para el resurgimiento de los ideales más espantosos. Por eso no hay que olvidar. Pero una cosa es olvidar y otra es machacar todo el día con el tema, que a veces tengo la impresión de que, como en el chiste de Eugenio (muy bueno, Sergio), Franco ha vuelto de entre los muertos, si es que algún día se fue.



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional