El vuelo de la avutarda

 

30.11.05

El lápiz de Smithers

Esto de navegar por internet en busca de noticias raras tiene a veces su recompensa. Leo en el diario argentino La Nación que Home Depot, el mayor almacén de bricolaje y decoración del mundo, eximió a un carpintero llamado Michael Panorelli de la prohibición de entrar a cualquier tienda de la firma. Tal castigo le había sido impuesto a Panorelli por un empleado del establecimiento que tiene la empresa en Methuen (Massachusetts, EEUU) a causa del hurto de un lápiz. Al parecer, el carpintero se guardó el utensilio tras hacer una anotación y fue seguido hasta el coche por un celoso custodio de Home Depot que interpretó a rajatabla el séptimo mandamiento.

En tiempos de censura cualquier herramienta que ayude a la propagación de las ideas libres es sospechosa de pertenencia a banda armada. Por tanto su tenencia es ilícita y sus poseedores, criminales en potencia. Ya sabemos que corren malos tiempos para la lírica y hasta para la épica, pero resulta curioso el apego que le cogió el empleado de Home Depot (al que mi enfermiza imaginación le ha puesto ya la cara de Waylon Smithers) a un simple lápiz en manos de un supuestamente honrado carpintero, en un país donde los oficios artesanales cuentan con un aire romántico que los redime del pecado de no constituir carreras universitarias.

Lápiz de Ikea

¿Qué temería el empleado de Home Depot que pudiera llegar a escribir el carpintero Panorelli? Es que me niego a creer que una empresa como Home Depot pierda los papeles por la propiedad de un triste lápiz. Algo más debe haber. Quizá el origen presumiblemente italiano del carpintero sea la clave del asunto, aunque en estos momentos resulta más sospechoso un Mohamed cualquiera en una tierra de la libertad y de las oportunidades que no escatima esfuerzos en publicar panfletos sobre lo interesante que resulta tener a punto en cada casa un plan de emergencias porque "el terrorismo nos obliga a tomar una elección; no tema: esté preparado" (sic).

Y lógicamente pienso yo en los lápices de Ikea, que para cualquier habitual de estas tiendas de muebles imposibles resulta un referente tan lógico en la tienda como fuera de ella. Porque todos los que vamos a Ikea acabamos en la caja con más de una cosa que nunca hubiéramos dicho que seríamos capaces de comprar y con un lápiz de Ikea en el bolsillo. Si tuvieran que aplicarnos el mismo correctivo que el esforzado empleado de Home Depot, pronto Ikea cerraría sus puertas por falta de clientela. Y eso siempre y cuando no le diera a ningún papista por llamar a la policía. Casi les saldría más a cuenta trasladar Ikea al interior de las prisiones. Se conseguiría un cambio de look en las celdas, pero posiblemente aumentaría la violencia en los centros de reclusión.

 

7 comentarios:

Anonymous Anónimo dijo (1/12/05 11:26):  

Como siempre, irradiando chispa y frescura!!!!

A ver cuando puedo disponer de "la voz cantante" ;-)

Raquel



Blogger Josep dijo (1/12/05 11:31):  

Pero buenooo, ¿¿¿tú de dónde sales???

Sabes que tienes línea directa, so jodía. It's up to you.



Anonymous Anónimo dijo (1/12/05 11:38):  

Jajaja!! me gusta hacer apariciones sorprendentes!!!



Anonymous Su dijo (1/12/05 17:44):  

Es que los norteamericanos están hechos de otra pasta... . Vengo volando, y me temo que, como siempre, tendré que hacer malabarismos para ponerme al día contigo!!
Un besiño



Blogger Villaykorte dijo (1/12/05 21:55):  

Debo ser una de las pocas personas que nunca han pisado Ikea. No obstante he estado en casas que parecían un catálogo de la susodicha empresa.



Anonymous due dijo (1/12/05 23:09):  

Ikea y Josep...

Tú tienes acciones en esta empresa o algo, no?? a que sí??

Confiesa!!

Es la cuarta vez que lo leo (en un capcha, refiédote a una mesita que tienes, en otra ocasión que no recuerdo bien y ésta)



Blogger Josep dijo (1/12/05 23:55):  

A ver si nos leemos también el lateral de "Mi página web". Bajo el epígrafe "Lugares comunes", ¿cuál es el quinto punto? :-DDD

Isaac: Ikea es como un parque temático. No te pierdes nada (¿o quizá sí?).



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional