El vuelo de la avutarda

 

30.9.05

Mitos de usar y tirar

Anoche estuve mirando en Telecinco ese esperpento moral que se llama Operación Triunfo (OT). Confieso que, aunque no estoy al caso de la vida de cada concursante, he ido siguiendo la evolución musical de algunos participantes del programa. Más que nada, porque soy un melómano y allí hay algunas personas que cantan bastante bien, a mi entender. Sin embargo, me causa cierta grima el aderezo que acompaña al concurso, y que transforma una experiencia al estilo de Gente Joven en un circo mediático que se sabe dónde empieza pero nadie controla cómo acabará. Ya hablé en una ocasión de este tema, aunque de forma algo tangencial.

Me repugna la filosofía por la que se rige, cada vez más, la televisión. No hay producto audiovisual sin su correspondiente línea de merchandising lanzada en paralelo: revistas, muñecos, camisetas. La tele entera está a la venta. En las tiendas se puede encontrar ya cualquier serie completa en DVD, incluso aquellas que hace 20 años pasaron sin pena ni gloria por la pantalla. Siguiendo así, pronto encontraremos en los quioscos el making of de la Carta de Ajuste en fascículos coleccionables, con contenidos extras tales como las imágenes nunca vistas de la sala de maquillaje donde peinaban a Constantino Romero cuando el hombre tenía pelo.

Exageraciones atemporales al margen, lo que sí es cierto es que en la página web del concurso se sortea una mesa firmada por los chavales de la Academia entre todos aquellos que envíen sus sms... bla, bla, bla. La mesa en cuestión es una Lack de Ikea y cuesta 9,90 euros en Barcelona. Lo sé porque tengo una en casa. Mientras escribo este texto, leo atónito en la misma página que una tal Vanina Rivera es la ganadora de la almohada firmada por el concursante Fran. Tal como lo digo. Enhorabuena, Vanina, ya la has conseguido. Ahora me pregunto cuándo rifarán los calzoncillos de Àngel Llàcer, la peluca de Edith Salazar (porque yo no me creo ni de coña que eso sea auténtica masa capilar) o las carnavalescas camisas de Jesús Vázquez.

Se vende O.T.

Ventas de merchandising aparte, en el caso de OT además se juega con la vida personal y profesional de una gente que en ocasiones no sabe dónde ha ido a caer. Aunque no estoy disculpando a los chicos, tampoco. De hecho, seguramente han firmado un montón de documentos a toda prisa y diciendo amén a todo ante la satisfacción de ser protagonistas y/o acceder al negocio de la música por la puerta ancha. Bien, pues la puerta ancha puede estrecharse hasta ahogarlos en su vanidad o inocencia, dependiendo del caso. Tengo una curiosidad: ¿a qué vienen los aspavientos de los concursantes cuando se ven en las portadas de las revistas? ¿No se han dado cuenta de que les han ido haciendo posar en grupo a lo largo de unas cuantas sesiones fotográficas que imagino eternas? ¿Se pensaban quizá que eran fotos de carnet para la ficha de concursante?

A menudo, cuando desde los medios se habla de los propios medios, es decir cuando se rompe la convención teatral de la verosimilitud, se nos recuerda que en cine, teatro o televisión nada de lo que vemos es real. Lo sabemos, pero picamos siempre, porque estos pescadores de audiencia que son los genios del marketing audiovisual se empecinan en cambiar el anzuelo con cada caña que lanzan, y nunca recordamos a tiempo que los sueños, sueños son. Recientemente, Andreu Buenafuente entrevistaba en Antena 3 al crítico de televisión Antonio Sempere. Curioso personaje: escribe críticas de un medio en el que tiene el récord español de intervenciones como sujeto pasivo. Ha participado en un buen puñado de concursos, y se sabe manejado por la industria del audiovisual, pero igualmente se presta libre y voluntariamente al juego. No es lo mismo. Plenamente conocedor del juego, el hombre va y juega.

Venía a decir Sempere que le disgustaba ver cómo la televisión se está industrializando hasta el punto de grabarse varias sesiones de concursos en un solo día. Antes, decía, se emitía un programa por semana y todo era más genuino: al dejar fluir las cosas de un modo natural, se daba tiempo a que el concursante asimilara sus minutos de gloria, los vecinos lo reconocían al pasar por la calle y le deseaban suerte para la siguiente edición del programa. Se llevaba en definitiva un ritmo más tranquilo. Era otra cosa.

Hoy no. Los concursos se graban encadenados, como en una fábrica, y los presentadores y concursantes fingen vivir cada media hora en un día diferente, previo cambio de camisa y pantalón. Recientemente experimentamos este fenómeno en casa: días atrás mi mujer apareció en un programa grabado en estas condiciones. Como ya sabemos pero ignoramos deliberadamente, nada es lo que parece. Pronto hasta los informativos se convertirán en un ameno serial grabado de antemano y con votaciones en falso directo para determinar cuál es la noticia más interesante. De hecho, las ediciones digitales de la prensa ya utilizan este sistema y evalúan así la popularidad de cada pieza.

Igual que los concursantes grabados a pela la pila, los cantantes elegidos para la gloria a través de OT se me antojan no ya ídolos con pies de barro sino mitos de usar y tirar. Productos del fastfood televisivo que la masa engulle mientras no aparezca otra estrella del mismo calibre que sustituya a la actual. Hoy en día resulta difícil encontrar en las tiendas un solo disco de las Spice Girls o de New Kids on the Block, habiendo sido estas formaciones en su momento verdaderos iconos para buena parte de la juventud. ¿Qué ocurrirá en el futuro con esos cantores sacados de un concurso de televisión? ¿Alguien se ha parado a estudiar el sentido ético de estos contenidos? Yo sí, y no lo veo claro. Mejor dicho, lo veo diáfano para los exprimidores, y negro para los exprimidos.

 

9 comentarios:

Es una industria que devora todo y no deja nada para los demás. Es cierto que estos chicos ganan dinero pero un porcentaje muy pequeño y teniendo en cuenta que son los protagonistas.... claro pero la productora bien puede responder: yo te creé, sin nosotros no existirías. Hace poco vi una entrevista de una exconcursante de la primera edición que se quejaba de lo mucho que habían trabajado y que la productora se quedó con mucho, mucho, mucho dinero. En este OT me ha llamado la atención el baile aeróbico que se creó para la ocasión, con ropa, DVDs, cursos, vamos todo el pack incluido. Desde luego Kike Santander sabe como hacer negocio. Yo tambien anhelo los concursos de antes. Los de ahora no me dicen nada, no me atraen lo más mínimo!!
Feliz finde.... sin demasiada televisión. Bicos



Anonymous Josep (01/10/2005 13:51) dijo (17/11/05 19:16):  

Ahora estaba pensando que seguramente sarna con gusto no pica, pero visto desde fuera da un poco de repelús y lástima, la verdad. ¿O sólo repelús?



Anonymous DUE907 (01/10/2005 15:27) dijo (17/11/05 19:16):  

Kaixo,k tal?Hoy me he colado desde el blog de mi hermanita k hace tiempo k no veía, y que mientras me hace la comidita(necesito mimos) he parado a leer la nueva de hoy. Es increíble como me he llegado a enganchar a vosotros! En fin. Yo también vi el jueves OT aunque,normalmente prefiero otras cosas, pero, como dice Josep, hay gente que merece la pena escuchar y no había nada mejor en ese momento. Lo de la comercialización es tan evidente que el concurso pierde toda su gracia...Y nada que ver con los programas musicales de los añorados años 80. Uff!Gente jove...ha llovido un poco desde entonces,eh? En fin,carrocilla, nos vemos. Tu ciudad está hoy preciosa!!
Agur Muxu bat,un petó i un besiño.



Anonymous Josep (01/10/2005 15:54) dijo (17/11/05 19:17):  

Due: ¿cuál es la url del blog de tu sister?



Anonymous DUE907 (01/10/2005 17:03) dijo (17/11/05 19:17):  

Es este...pero no vale reirse de las fotos en las k me saca... yo no keria!



Anonymous Javi (02/10/2005 01:05) dijo (17/11/05 19:18):  

No seais asi...... Pensad en Vanina Rivera y sus masturbaciones con la almohadita firmada del tal Fran. O en esa gente de gusto musical disperso que igual la da que su idolo cante la sopa fria del M-Clan o “I Will Survive” de Gloria Gaylor .Ellos son felices con sus galitas de los jueves,sus resumenes de sobremesa,sus debates de dia con Ana Rosa,y de tarde con los grandes periodistas de A tu lado.No os metais con al Trinca que hacen su agosto,ni con los muchachitos estos que empezaron en la orquesta Luna u otro nombre parecido de pueblo en pueblo.La culpa es nuestra ,de todos.Mirad como suben las audiencias,como se venden esos maravillosos cds de ot 1,ot 2.ot 3....... Ya sea el Real Madrid,Disney,....... el merchandising siempre existira mientras haya gente loca por comprar. Y estos programas siempre lo habra siempre que los llenemos de audiencia. Pensamientos de un humilde servidor Josep un abrazo muy grande de tu amigo abulense. Javi



Anonymous Josep (02/10/2005 01:26) dijo (17/11/05 19:21):  

JAVIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII Qué caro que eres de ver por aquí, jodíooo. Gracias por tu acertado comentario, nen. Si acaso, paso de meterme en las intimidades de Vanina Rivera. Allá ella y su almohada de segunda cabeza... Sobre el 66% de la Trinca, me remito a lo dicho en http://mi-pagina-web.blogspot.com/2005/07/ot-operacin-tijera.html. Pero en cualquier caso, yo no me hago responsable del éxito de este tipo de productos audiovisuales. El día que me seleccionen para tener un audímetro de Sofres en casa aceptaré críticas, pero hasta ese momento nanai from China. De todas formas, jodío, te veo puesto en el tema, ¿eh, bribón? Claro, tenías que documentarte para escribir con propiedad sobre el tema. Como yo... Un abrazote de tu hermano barcelonés.

P.D.: (no, no es un emoticono, significa post-data, cohone, dejad de girar la cabeza) Este mediodía, precisamente, he vuelto a ver al tercer ex componente de La Trinca, Miquel Àngel Pasqual. De hecho, tengo entendido que se desvinculó del grupo cuando Toni Cruz y Josep Maria Mainat entraron en Gestmusic por motivos de salud. Y hoy reaparecía en la tele, cantando antiguos temas de la Trinca. El tiempo no pasa en barreño. Me ha dado que pensar sobre cómo una gente que fue tan subversiva puede haber llegado a acomodarse de esta forma. En fin... el oro deslumbra.



Anonymous _Liver_ (03/10/2005 03:33) dijo (17/11/05 19:22):  

Muy buena entrada, muy bien expuesto todo..si... En lo referente a OT..con muchos de estos chicos pasara como con los anteriores, si te he visto ni me acuerdo...supongo que Kike Santander ya tiene más que elegidos sus proximos pollitos de oro, poco le importa quien sea finalista el ya tiene el suyo...solo los moldeables pisaran la gloria y el se llevará la mayor parte de los beneficios... No se bien porqué pero no me cae nada bien este señor... Saludos.



Anonymous Josep (03/10/2005 10:10) dijo (17/11/05 19:23):  

El otro día estuve en el Hipercor de Cornellà (ese mismo en el que me he encontrado un par de veces al mayor de los Estopa), removiendo género en uno de esos cubilotes de cartón donde se venden gangas discográficas que sólo tienen comparación posible con lo que se encuentra en los expositores de las gasolineras. Di con un CD de una tal Nika, que el nombre me sonaba, y no por apellidarse Costa precisamente... A 5,95 euros estaba la chiquilla de OT. Que, por otra parte, viendo cómo está el patio, me pregunto si es realmente necesario lanzar los discos a 18 euros. Consecuencias lógicas de las absorciones empresariales protagonizadas por Time-Warner y Sony, supongo. ¡Qué tiempos aquellos, cuando te matabas a ahorrar, guardando moneda a moneda hasta llegar a las 1000 pelas que te soplaban por un LP! Y lo disfrutabas como un loco, porque el gasto había merecido la pena. Claro que siempre había dos temas de relleno, pero es que hoy, con suerte, encuentras dos canciones aceptables. El resto es pura paja. Si acercas un mechero a los CD de hoy, se incendian. Tanto mejor para la Industria: a rey muerto, rey puesto. Y, mientras tanto, todos a batukear... ¡Viva Kike Racing de Santander!



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional