El vuelo de la avutarda

 

24.9.05

Ahora yo podría [CENSURADO] en la [CENSURADO] madre de algún programador de Antena 3, pero estamos en horario infantil...

Ayer mi estimada Diplomada Universitaria Euskocatalana (que espero que me perdone la broma sobre su nick) me dio una idea al criticar en su comentario la actitud de los padres que ingieren alcohol de forma descontrolada ante sus hijos. Nada que replicar. Estoy de acuerdo. Sin embargo, ella hablaba del hecho de que se programe Los Simpson en horario infantil, con el personaje de Homer encarnando "un modelo de padre irresponsable, bebedor impulsivo, machista y pasota". Al leerlo, esbocé una primera sonrisa, pues en principio me gusta esa serie de animación. Creo que los personajes conforman un satírico retrato de la sociedad estadounidense, y por extensión globalizadora considero que la serie muestra la cara más siniestra e inadmisible de cada uno de nosotros. Sin embargo, DUE907 tiene buena parte de razón, aunque discrepo en sus conclusiones. Comienzo la disección, y pido anticipadamente disculpas por la extensión de mi texto de hoy.

Vaya por delante que establecer un horario infantil en televisión me parece una enorme estupidez. Principalmente, por una cuestión de coherencia ideológica. Creo innecesario imponer una censura gubernamental sobre horarios y contenidos. Debe ser el buen criterio de los programadores el que intervenga en la selección de los espacios. Y si resulta que lo que prima es el negocio por encima de la calidad (algo que también da para una buena discusión) para algo existe la renovación de licencias de emisión. Si se quiere, es una censura a más largo plazo. Porque, no nos engañemos: todo medio de comunicación está sometido a algún tipo de censura. La libertad total no existe en ningún medio. En ninguno.

A todas estas, quizá cabría preguntarse por qué el horario de protección infantil comprende la franja que media entre las 7 de la mañana y las 10 de la noche. Eso, si no me falta ningún dedo, son 15 horas de televisión, lo cual me empuja a preguntarme por el paradero de los críos a unas horas en que se supone que deberían estar en la escuela. Pero dejando de lado este ligero detalle, y una vez llevado el horario infantil a la práctica, admitiendo que existe la censura sobre contenidos y recordando que el otro día decía que un sistema de control sin mecanismos de represión no sirve de nada, formulo ahora la clásica cuestión: ¿quién está poniendo el cascabel al gato? Es decir, ¿quién está empuñando las tijeras del corte censor y entonando la reprimenda si procede?

Recuerdo una estrafalaria historia acerca de un cruce de cables ocurrido en la red de ono de Valencia que produjo un momento de confusión en algunos hogares al interferir una película pornográfica en medio de un programa infantil. El caso acabó únicamente en una sencilla disculpa de un portavoz de la cadena y la baja del servicio por parte de los indignados padres de las criaturas que se dieron de bruces con el tremendo zapping. Por contra, Telecinco despidió a tres responsables y una redactora del programa A tu lado por incumplir la línea editorial de la empresa al emitir un espacio de testimonios relatando historias relacionadas con temas sexuales en un tono no admisible según los responsables de la cadena, que produce y emite el espacio en pleno horario infantil. Es decir, cada uno interpretó sus deberes como le vino en gana.

Por tanto, ¿de qué sirve fijar escrupulosamente una ley si su observancia y la posible sanción por incumplimiento quedan en el aire, a merced de los vientos que soplen en cada casa? No le veo el sentido a toda la operativa en su conjunto, la verdad. Por otra parte, no voy a ser original al reivindicar que si existe un horario de protección infantil ante contenidos poco apropiados, me pregunto cuándo se pondrá en marcha el horario de protección para adultos. Porque algunos programas que se emiten fuera de la franja infantil (y también dentro de ella) rayan con lo paranormal. A cualquier hora se están departiendo todo tipo de contenidos de dudoso aporte cultural y moral para cualquier televidente, independientemente de cuál sea su edad.

Como contraposición a todo esto, me viene ahora a la memoria las reflexiones de un ex compañero de facultad que al tiempo que estudiaba impartía clases de Física en un instituto de Formación Profesional. Él se preguntaba por qué la televisión que veía su hijo debía ser de su agrado si el mundo real no lo era. Me parece una posición algo extrema, porque legitima que cualquier cosa es susceptible de pasarse por pantalla, ya que cualquier cosa puede suceder en la realidad aunque sea contraviniendo las leyes. Sin embargo, esta idea me lleva a considerar un factor que quizá se está pasando por alto, y es que los niños no tienen la obligación de ver la televisión. El mando (e incluso el mismo televisor) están dotados de sendos botones que dejan el aparato con la pantalla a oscuras. Claro que la tele es un buen canguro que evita que los padres tengan que estar pendientes del niño. Y además resulta barato. Aunque ya decía mi abuela que lo barato puede acabar saliendo caro.

Pero dejemos el concepto de horario de protección infantil y volvamos a Los Simpson. ¿Quién ha decidido que esa es una serie apropiada para niños? Ya he dicho que, como crítica social, la mayor parte de sus capítulos (que de todo hay) me parecen buenos aunque encierren el cinismo de morder la mano que los alimenta a través del merchandising. Y todo esto teniendo en cuenta en qué país se producen y la mentalidad que tradicionalmente se atribuye a los paisanos de Matt Groening, creador de la disparatada familia y su entorno. Pero a pesar de todo esto, Los Simpson no es la serie más apropiada para ser vista por niños. El concepto es de programa para adultos. Lo que ocurre es que en España tenemos por costumbre considerar que la animación es cosa de niños, y como tal se etiquetó erróneamente esta serie desde sus primeras emisiones.

Un niño es incapaz de captar las feroces críticas a la sociedad que se vierten desde Los Simpson. Le faltan multitud de referentes. A lo sumo, los más pequeños se verán atraídos hacia los rayos catódicos por el llamativo color amarillento de la piel de sus protagonistas o por la simpatía de Maggie, la sempiterna bebé con quien identificarse. En el caso de niños algo mayores, las gamberradas protagonizadas por Bart llamarán su atención. Pero, contrariamente a lo que a veces creemos, los niños suelen discernir ficción de realidad. Otra cosa es que imiten a Bart por hacer el gamberro, pero sólo como un rasgo añadido a los de por sí habituales en los críos. Después de todo, el juego es su método de ensayo de la vida, que por algo desde bebés exploran límites jugando.

Pocas conclusiones más sacarán los críos. Sobre todo en lo referente a los modelos adultos a los que aludíamos al comienzo del texto, puesto que los personajes que más llaman la atención de los menores son Bart, Lisa y Maggie, por una cuestión de proximidad, de identificación. El resto, Homer, Marge, Barnie, el director Skinner y el resto de habitantes de Springfield forman parte de la ridiculización del mundo adulto, con la carga de venganza contra ellos que esto conlleva. No olvidemos que para un niño el adulto es un ser diferente. Por tanto, los estereotipos de adultos que muestre la serie pasarán casi inadvertidos, puesto que lo que motivará a los chavales será ver a los personajes más jóvenes ridiculizando a sus mayores. Y eso lo hemos hecho casi todos antes de que existieran Los Simpson, porque aunque resulte increíble la serie no nació del Big Bang.

Por otra parte, como los niños no son tontos, si no es la tele las que les muestra ciertos clichés, los encontrarán en sus propias casas, en sus calles, en sus plazas... ¿O es que alguien oculta al paso de los menores, pongo por caso, a aquellos que duermen en un banco del parque y se refugian en el vino de cartón? Contrariamente a lo que decía mi ex compañero de facultad, no es que la tele deba soportarse como se soporta la realidad, sino que esta última no soporta el zapping ni se rige por horarios de protección infantil. Aunque apartemos la mirada, la realidad sigue ahí en toda su crudeza, y no conoce las edades de quienes la contemplan.

No es obligatorio ver la tele

 

6 comentarios:

Anonymous DUE907 (24/09/2005 23:45) dijo (17/11/05 18:46):  

Ostis pedrin!! Son 2 los cafés que he tenido que tomar para acabar de leer tu texto de hoy!!!Suerte que vengo con ganas... En cuanto a lo de mi nick,ejem... espero que no me delates!!Me lo puse casi sin pensar, y como tenia cierta musicalidad,me lo dejé...No pensé que nadie lo descubiría en tan poco tiempo!!Zorionak!eres un lince!! No te comas la cabeza con lo del número (no es ni mi edad,ni mis medidas!,ni mi año de nacimento...aun soy jóven y en normopeso) es uno puesto al azar!!Siento haberte desilusionado...

Vamos al texto; el horario infantil ha de existir y ha de tener cabida en la programación televisiva,aunque estoy totalmente de acuerdo contigo en cuanto a la pésima gestión que se le dá al citado evento! Debería de ser evidente que un programa como Crónicas marcianas (por poner uno) se debe emitir en horario nocturno, xo como en todo, ha de estar establecido por escrito y en una normativa vigente.(Aún así ya la cagan,imagínate sin ella) No hay una televisión inteligente en este nuestro país por más que se empeñe en intentarlo el ya no tan nuevo gobierno.Para ello habría que cambiar algo más que la estructura política...

Y ahora mi pregunta; Que daña más al infante?una tia enseñando sus lolas? o una mujer desesperada llorando,reclamando a su marido infiel y alcholico, que vuelva al destruido hogar mientras queda en ridículo delante de todo un país? Y esto sí está en horario infantil!!que fuerte... Mirándolo objetivamente (y para no asustar otra vez a unahabitacionpropia) tengo esperanza en la inteligencia humana...No recordaís los dibujos animados que vimos durante nuestra infancia (para niños!) como Marco (un niño deprimido que se queda sin padres,acompañado de un mono para recorrer su país buscando a su mamá) o Heidi (dulce niña huérfana, que la envian con un abuelo huraño que no la quiere,con su amigo Pedro pastor(explotación infantil),y que le obligan a estudiar con una profe borde y una amiga minusválida)... Ey...que también tiene miga y no hemos salido tan traumatizados...o no todos al menos!...

Espero k el siguiente que nos lea,sea algo más breve, k josep i yo nos hemos lucido esta vez...jejejjejejeje

Seguiremso en contacto! Mila muxu eta ezkerrikasko!!

PD:creo que con esta aportación me he ganado el derecho de añadirte en mi lista de blog. Siempre puedes decir que no,y sin problema,te saco de allí. Bona nit!



Anonymous DUE907 (24/09/2005 23:50) dijo (17/11/05 18:46):  

Por cierto!!lo de Lady Probetas no me disgustó, sólo que suena demasiado a trabajo... jejejejejeje...

Aún alucino de cómo me has pillado!!



Anonymous Josep (25/09/2005 00:30) dijo (17/11/05 18:48):  

Halaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. ¿T'han quedao teclas por pulsar, hijaaa??? XDDDDDD

A ver, es evidente que resulta más pornográfico ver a la María Sonsoles de turno en El Diario de Morticia que una teta al aire. Eso está más que claro. Y sobre los traumas infantiles por temas televisivos, pues eso, que nosotros veíamos espectáculos lamentables como los que describes, y aquí estamos. Por cierto, sobre este particular, si quieres reírte, métete en el foro de Cálico Electrónico, que hay algunos tópics sobre series de nuestra infancia. Ah, e insisto: la tele tiene un botóóóóóón para apagarlaaaaaaa.

Sobre lo del link en tu space, evidentemente tienes patente de corso para hacer lo que te venga en gana. ¡Sólo faltaría! Y si tú sigues en la línea que he visto hoy, ya mismo te pongo por aquí. Ah, a propósito del nick, sólo una aclaración. Nunca dije "Lady Probetas", sino "Lady Probaturas" (por lo de soloesunaprueba1"). En realidad lo deduje todo a partir de las siglas. No temas, aparco el asunto. Eres DUE907 y DUE907 te quedas.

Muxu mila eta laster arte.



Anonymous DUE907 (25/09/2005 0:54) dijo (17/11/05 18:48):  

Pero vaya morro!!Tú eres el que ha empezado!!... Gracias por haberme hecho reir... Eres xalau-xalau... Muxu bat!! Lady probetas-Lady probaturas-DUE907- (Y también Rebe!!)



Eiiii que no estoy asustada!! sólo he visto la cosa desde un prisma nuevo. Yo desde luego para mis futuros retoños pienso optar por apagar la tv o analizar con lupa los horarios que les permitiría. Sin embargo tal como crecen las tecnologías, más rápido que los niños, creo que en el futuro me tendré que preocupar de los contenidos de muchas cosas además de la TV. Un besiño

Pd: te ha cundido el finde!!



Anonymous _Liver_ (26/09/2005 20:38) dijo (17/11/05 18:50):  

Guauuuuuuuu..!!! estupenda exposición de los echos....joe que bien esplicado para que no queden dudas...jeje, Me gustó si... Lúdico blog...muy interesante...ya volveré.. Un saludo



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional