El vuelo de la avutarda

 

30.8.05

¿Y tú de quién eres?

"Hello, my name is Francis Matthews", decía un señor que obviamente afirmaba llamarse Francis Matthews al inicio de un programa divulgativo titulado Follow me, que en la década de los ochenta se emitió por TVE para intentar que los españoles aprendieran inglés a distancia siguiendo un método audiovisual de lo más innovador para la época. Cerrábamos una época en que se impartía francés en las escuelas ya que el inglés constituía el idioma de la pérfida albión, y al abrir la ventana para que entrara aire fresco alguien se dio cuenta de que el idioma en boga era el inglés, de modo que resultaba necesaria la reconversión cultural de la población a toda marcha.

No sé cuánta gente se tituló siguiendo el curso Follow me. En cualquier caso, la compra de este producto a la BBC no debió de dar el resultado esperado, ya que ni siquiera hoy, con el inglés como materia obligatoria en los colegios, encuentras habitualmente a una persona capacitada para expresarse fluidamente en ese idioma. Lo que sí aprendimos todos los que casualmente topábamos con aquel programa es que aquel señor tan flemático se llamaba Francis Matthews, que yo pensaba "joder, cuando vaya a Inglaterra tengo que buscar a este tío, que seguramente todo el mundo lo conoce allí, y pedirle una foto y un autógrafo".

Así lo hice en mi primera visita al Reino Unido. En pleno Londres, bajo un paraguas rojo que todavía conservo, abordaba a todos con un "Excuse me. Do you know Francis Matthews?" Pero ese señor no debía de ser tan conocido en un país que no necesitaba un curso a distancia para aprender su propia lengua, porque nadie sabía contestarme a una cuestión tan simple. Ahora que lo pienso, quizá lo que ocurría es que nunca supe aprovechar sus enseñanzas, por lo que nadie podía responderme debidamente si no había comprendido mis palabras en lo que yo creía que era inglés. Por otra parte, yo siempre había pensado que aquel hombre era un actor que ni siquiera se llamaba Francis Matthews, y que este nombre era el de un personaje que entraba en el guión del programa como un punto más. Pues por lo visto en la red, estaba equivocado.

Curiosa cuestión, la identidad de las personas. Al llegar a este mundo cargas con unos apellidos que te han tocado en el mismo sorteo que tus padres, contra el que no puedes recurrir. Y como tu nombre de pila lo deciden unas personas que te han tocado por sorteo, estás a merced de la diosa Fortuna para una cuestión que puede marcarte tanto como es tu propia identidad. Visto así, tu identidad no te pertenece, por mucho que te encariñes con ella y la defiendas a capa y espada de propios y extraños. De hecho, a menudo me pregunto a quién pertenece en realidad mi propia identidad: mi nombre, mis apellidos, mi fecha y lugar de nacimiento; ese conjunto de información que alguna mente cartesiana bautizó con el frío sustantivo datos.

Hace pocos días, caminando por la calle, me llamaron la atención unas cajas tiradas en el suelo, junto a unas bolsas de basura. Casi sin pretenderlo, mi mirada se depositó en unos papeles que rebosaban de aquellos paquetes. Eran hojas de una entidad bancaria. Listados. No me detuve a leer la información que pudieran contener, pero me vino a la memoria algún caso leído en la prensa sobre historiales médicos abandonados cerca de un contenedor de basura, y mi mente volvió a rescatar la idea de que nuestras identidades, por más que intentemos negar la evidencia, no nos pertenecen. Nos tocan por sorteo y por suerte se mantienen al abrigo de curiosos mientras alguien no las deje abandonadas en medio de la calle.

Identidades abandonadas en plena calle

 

6 comentarios:

Es cierto!! si para ver en internet cualquier "macacada" hay que registrarse. Lógicamente me invento los datos, pero los míos verdaderos habrán recorrido todo tipo de suertes. Y no te digo nada si tienes una empresa, no sé cómo pero todas las asesorias y ventas de material de oficina te conocen. Está claro que no somos dueños de nuestros datos, están a disposicion de cualquiera. Besos, sheriff.



verás muchas visitas mias...... es que tengo que confesar que te estoy robando tus enlaces. :)



Te he robado lo poco que llevabas.... píllame si puedes!!!! XDD



Anonymous Josep (30/08/2005 19:23) dijo (10/11/05 21:55):  

Tranki, que esto que haces tú no es na. El otro día sí que flipé y hasta me mosqueé: ¡¡¡pues no entro en un space de alguien que me había visitado y me encuentro con TODO un texto y su ilustración calcao y sin siquiera mencionar su procedencia!!! Le dejé un comentario en plan educado y tal, pero haciéndole ver al member en cuestión que tenía una jeta que se la pisaba. Si es que se empieza pisando el césped y se acaba robándole la cartera al que tienes al lao, ya lo decía mi abuelo...



Hay mucho de eso, a mi tambien me ha pasado.... pero curiosamente, me han plagiado lo peor.... hay que ser rastreros!!! ;) Hay gente que no tiene personalidad propia, que le vas a hacer? Un besito tierno por ser tan comprensivo con mis hurtos



Precisamente que hoy hablamos del tema.... me encuentro con esto!!!! http://spaces.msn.com/members/Gyanis La entrada de Bienvenida es mia, la foto del perfil me la ha copiado, por ahí paso, pero tambien los detalles del perfil (que triste) y lo de Hola a todos... tambien!! menudo morro se gasta la people!!



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional