El vuelo de la avutarda

 

12.7.05

Añorado Tipp-ex

Tengo mis vicios. De vez en cuando pierdo la noción del tiempo leyendo fallos de racord, es decir, esos errores que rompen la coherencia entre planos de una secuencia cinematográfica. Normalmente se atribuyen al script (responsable de continuidad), aunque cada vez es más frecuente que se den por culpa del mismo montaje de la película. Buscando en Internet encuentro un poco de todo, también gazapos que no se perdieron en el montaje para regocijo del público en general.

Hoy estaba hurgando en la web de Fotogramas y he dado con una curiosa vuelta de tuerca. Es sabido que en la primera parte de Star Wars (que luego resultó ser el Episodio IV) hay un soldado de la Estrella de la Muerte que se deja las ideas al pasar por una puerta persiguiendo a la robótica pareja de hecho compuesta por C3PO y R2D2. Cuando George Lucas asimiló la idea de Regreso al Futuro y decidió alargar la saga espacial por la parte previa de la historia que conocíamos, ideó que los soldados del Episodio IV fueran clones del caza recompensas Jango Fett, y para redondear el gazapo dispuso que este personaje se pegara un cogotazo al entrar en su nave durante una secuencia del Episodio II. Así, el traspié del Episodio IV se convertía en un hecho coherente, ya que los clones heredaban la torpeza del personaje original. Piruetas del guión.

Tropezón clonado

Más de uno daría lo que fuera por poder ejecutar cambiazos así en sus vidas reales. Suele ocurrir que cuando alguien se ve cazado en un trance de difícil justificación intenta rehacer la historia previa al desliz, normalmente con muy poca sutileza debido a la combinación de prisas por aclarar el tema y al nerviosismo porque está claro que la situación tiene muy mal arreglo. Es entonces cuando se envidian los medios de que dispone George Lucas. A este síndrome yo lo he bautizado el efecto ctrl+z, por la combinación de teclas que empleamos en ofimática para deshacer acciones.

Si hubiera redactado este texto años atrás, cuando la Olivetti Lettera era mi forma de plasmar mis ideas por escrito, hubiera hablado del efecto papel de Tipp-ex, ya que era ese el sistema que utilizaba para eliminar erratas, aunque no servía cuando el error era mayúsculo. De hecho, en las entrevistas laborales se solía mirar al trasluz el papel mecanografiado para comprobar la cantidad de rectificaciones realizadas durante la prueba de selección. Por este motivo, cabía meditar bien lo que se escribía, a diferencia de lo que ocurre hoy, donde un simple ctrl+z elimina cualquier error de bulto cometido en el fragor de la escritura. Lo peor es que nos hemos acostumbrado tanto a que una simple combinación de teclas nos resuelva un problema grave que a veces echamos en falta este recurso en la vida real.

Ahora que lo pienso, como nadie sabe si de aquí a unos años este será el Episodio I de mis blogs o quizá el Episodio XVI, mejor hablo indistintamente del efecto ctrl+z y del efecto papel de Tipp-ex y una justificación que me ahorro.

 

1 comentarios:

Anonymous Akira (12/07/2005 23:11) dijo (10/11/05 17:46):  

A lo ke tu llamas efecto CTRL+Z debo decir, ke he debido cursar un master de postgrado sin darme cuenta... pk desde luego tengo muchos momentos "Trágametierra" que se ven necesitados de este pekeño recurso de construccion de la precisa justificacion... Desde luego los astros o los planetas no son favorables ultimamente a mi porque la inspiración me abandona como el desodorante a la media hora de habermelo echado...Así ke me despido desde el centro de los madriles y hasta mañana ke ya no será hoy (menos mal). PD.: Escuchando "Grita" de Jarabe de Palo



El vuelo de la avutarda. Periodismo de andar por casa
Un intento de blog mantenido por Josep Camós
IBSN 0-000-1010-00


Website Powered by Blogger Trackback by HaloScan.com Creative Commons License Caja negra Valid XHTML 1.0 Transitional